2019-04-26T18:28:09-03:00

Por: Bárbara Simeoni

Oriana Maidana volvía de su trabajo en el 707 verde, cuando el chofer de esa línea la comenzó a acosar. Pese a ser denunciado, hoy el chofer maneja en otro ramal. Su relato, aquí

Llegar sana y salva a tu casa no debería ser un milagro. Sin embargo, a diario, las mujeres viven todo tipo de hostigamiento que las hacen transitar las calles con una sola seguridad: el tener miedo.

El relato de Oriana es, un poco, el relato de todas. Como otros días, se dispuso a caminar para volver a su casa después del trabajo. Se subió al colectivo 707 verde, en Villa Adelina, a las 8 de la noche. No sabía que viajar en transporte público iba a terminar siendo una actividad de riesgo.

Es que cuando subió, José Simonte, chofer de aquella línea, la comenzó a acosar, aprovechando que era la única pasajera: “Hasta Beccar, por favor. Gracias”, le dijo ella antes de subirse. Él le respondió guiñándole el ojo.

Los minutos que le siguieron fueron de mucha incertidumbre y temor: con una incomodidad absoluta, Oriana tuvo que soportar al chofer en cuestión subiendo la música, mirándola fija por el espejo retrovisor, bajando las luces y hasta incluso cambiando el cartel a “Fuera de servicio”.

“Cuando veo esa situación me acerco a él y le digo: ‘Por favor, necesito bajar’. Pero él me miraba, seguía manejando, baja las luces del colectivo y yo entraba en pánico”, cuenta.

Alarmada por la situación, se dirigió al timbre del fondo con la intención de bajarse. Pese a su insistencia, José Simonte lo único que atinó a hacer fue a subir y bajar la música, ignorándola. Así fue hasta que apareció una mujer andando en bici que este hombre, actualmente ejerciendo el mismo cargo, cesó y le abrió las puertas: “Apa, tan rápido te vinieron a buscar”, le dijo.

Terror en la línea 707

En exclusiva Oriana habló con TKM tras radicar la denuncia correspondiente en la fiscalía de Boulogne.

¿Cómo fue el trato por parte del chofer desde que entraste?

Apenas me subí me empezó a tratar extraño. Me comenzó a guiñar el ojo.

¿Cuál era su actitud cuando en reiteradas veces le pediste que parara?

Cuando fui a tocar el timbre todo lo que hacía era mirarme, reírse y seguir conduciendo.

¿Qué sentías en ese momento?

Miedo, mucho miedo. Estaba en shock, se me paralizó el cuerpo y no paraba de llorar.

Contás que viste que pasaba una señora e irremediablemente pediste ayuda. ¿Cómo fue el accionar de ella para ayudarte? ¿Es una de las testigos que incorporás en la causa?

Sí, cuando vi que después de reiteradas veces no me abría las puertas decido abrir una de las ventanas y gracias a Dios apareció esta señora en bici, después de sumarse otro chico más que fue el que lo corrió para tomarle la patente y el interno del colectivo.

¿Qué pasó una vez que bajaste?

Yo intento abrir el vidrio cuando veo a esta señora en bici y ahí lo que hago es golpear. Cuando esta señora ve mi desesperación, ella comienza a gritar. Automáticamente él frenó, me abrió las puertas. Una vez que bajo, el auto que nos vio en ese estado para y la señora le pide por favor que lo siga. Por eso le sacaron una foto y pudimos ver la patente con el interno. Él se fue, con la velocidad alta y sin luces.

¿El hombre en cuestión fue apartado de su trabajo? ¿Qué respuesta obtuviste de parte de la línea 707?

Desde la línea 707 me comunicaron que lo sacaron del servicio, pero es mentira. Ayer estaba manejando la misma línea de otro ramal, el 707 rojo.

¿Qué les dirías a los que justifican todo acto diciendo que las mujeres “son exageradas”?

Que de todo corazón ojalá nunca tengan que pasar una situación similar y tan desesperante como la que me tocó pasar a mí, gracias a esta señora hoy la estoy contando, por qué si no la historia hubiese sido otra.

¿Cómo fueron los días posteriores?

Difíciles, con miedo, sobre todo al saber que este tipo está manejando la misma línea en otro ramal.

¿Cómo fue denunciar en la Justicia? ¿Cómo te trataron?

Esa misma noche voy a hacer la denuncia, se la hice al colectivo, porque los datos de este señor no los tenía. Cuando lo empiezo a viralizar mucha gente de Beccar me da una mano para ubicarlo. Al otro día me acerco a la Comisaría para ampliar la denuncia, pero me dijeron que ya había llegado a Fiscalía, por la relevancia que tomó el caso.

Qué dicen desde la línea 707

Sergio Rodríguez, responsable de Recursos Humanos de la línea, informó: “El chofer fue separado de servicio hasta que se esclarezca la situación, que es delicada e inaceptable. Es la primera vez que tenemos un caso como este. La empresa decidió hacer esto porque es lo correcto. No podemos tener a una persona con ese tipo de características, que no está representando en la calle lo que pensamos”, detalló a Que Pasa.

Sin embargo, un conocido de Oriana lo vio ejercer su profesión con total impunidad, pero en otro ramal: “Está en la línea 707, pero roja. Eso me da miedo”, nos cuenta.

Por el momento, la Fiscalía de Boulogne tomaron su testimonio y el de sus dos testigos, Emiliano Gerardo y Marcela Torres para esclarecer el caso.