2019-02-26T16:02:43-03:00

Una madre venezolana antivacunas contó cómo el hecho de no vacunar a su hijo por la varicela hizo que la vida de su pequeño cambiara para siempre.

Se trata de una bloggera del portal Pregunta Mamá contó la historia de su bebé, a quien no le dieron la vacuna contra la varicela, sin pensar que sería muy peligroso para la salud del niño. Sin embargo, fue mucho peor de lo que pensaba.

VER MÁS: 10 cosas que no sabías sobre sexo

Video relacionado: 5 preguntas incómodas sobre el movimiento antivacunas

Antivacunas: la historia de la varicela

“Decidimos no vacunar a nuestros peques en contra de esta enfermedad en particular. Consultamos con nuestro pediatra y nos confirmó que era una decisión personal. Que de cualquier forma no había mucho riesgo”, sostuvo.

Sin embargo, sus hijos sí contrajeron la enfermedad, pero la situación se empeoró. La mujer se dio cuenta que su bebé tenía la mitad de la cara paralizada.

“Dos semanas después de que ‘todo ha pasado’ mi hijo comienza a llorar, a sentirse incómodo, a querer estar en el pecho. Cuando le miro mientras lo amamanto, noto que no puede sostener el pecho bien en su boca. Le miro bien y noto que tiene la mitad de la cara caída”, contó.

Lo llevaron al hospital nuevamente y descubrieron que padecía del Síndrome de Ramsay Hunt, que pertenece al mismo virus que provoca la varicela. Una vez curada la enfermedad, ese virus se queda inactivo en los nervios, pero si se vuelve a activar, se produce el síndrome.

La vacuna contra la varicela reduce enormemente las probabilidades de contraer el síndrome. Este puede generar la pérdida de audición de un oído, debido a la erupción de culebrilla afecta el nervio facial cercano a uno de los oídos.

VER MÁS: Ortorexia: la peligrosa obsesión de comer sano que promueve Instagram