2019-02-19T17:13:47-03:00

Por Melina Celaya.

Comer sano es una tendencia que creció en los últimos años. Con imágenes en Instagram donde “gurúes de la alimentación” hablan de lo perjudicial que puede ser consumir productos procesados, harinas, lácteos o carnes rojas. ¿Qué hay detrás de esa obsesión por consumir solo alimentos saludables?

Hablamos con la licenciada en Nutrición María Agustina Murcho y nos contó de qué se trata este nuevo trastorno alimenticio que se propagó entre las cuentas “fit” más populares de Instagram, pero que también varias famosas se encargaron de promocionar en los medios.

“La ortodoxia es un nuevo trastorno alimentario que no es tan conocido como la bulimia y la anorexia. Es un trastorno que ‘está bien visto’, porque la persona come saludable. Ahora, el comer 100% saludable tiene que ver con una obsesión, una patología con los alimentos”, asegura la especialista.

Ortorexia: la peligrosa obsesión de comer sano que promueve Instagram - Imagen

¿Cómo identificar a una persona con ortorexia?

Son personas que necesitan consumir si o sí alimentos que sepan como están hechos porque sino sienten que pierden el control. Necesitan ir a lugares donde saben cómo preparan la comida que consumen. Algunos no consumen alimentos envueltos en plástico porque sienten que se van a enfermar. Sienten que las comidas que no son saludables, los enferman por dentro y se pueden llegar a morir. Sin embargo, suelen estar socialmente aceptados porque se ve que la persona come.

¿Por qué está mal comer 100% saludable?

“No es que lo saludable nos hace mal, de hecho la mayor parte del tiempo debemos comer saludable. El problema es el vivir todo el tiempo consumiendo alimentos saludables. Eso también lleva a otras cuestiones como el aislarse de sus amigos, tener que ir sí o sí a un cumpleaños con vianda. Pasársela mirando etiquetas y cuántos gramos de cada cosa tiene un producto” afirma.

Y continúa: “Es el estar obsesionado y querer controlar todo. Cuando la persona siente que pierde el control, ahí comienzan las emociones negativas. Por ejemplo, con la anorexia y la bulimia, las personas que lo sufren sienten que pierden el control con la comida como los atracones, por ejemplo. Atrás de eso hay emociones. Uno con la comida esta tapando emociones. Piensa en la comida para no tener que pensar realmente en el problema real. Lo mismo pasa con la ortorexia. Incluso, ante tantas restricciones, puede desembocar en un atracón y a una bulimia. Entonces ahí pasamos de una ortodoxia a una bulimia. En ambos casos hay riesgo de vida”.

La “moda clean” que Instagram promueve

La profesional advierte sobre seguir los consejos de “influencers” que inventan métodos “milagrosos” que no están avalados por médicos ni especialistas en Nutrición. “Las cuentas fit son las cuentas pro ortorexia. Sacar información de cuentas serias. También existen profesionales de la salud que tienen ortorexia y se lo transmiten a sus pacientes; que todo es tóxico que todo es veneno, pero no piensan en la salud mental. Fíjense que tengan criterio y que piense en la salud mental de las personas. Sería ideal poder comer todo orgánico y sin conservantes pero la realidad es que es imposible. Hay que tratar de comer lo mas saludable posible pero con equilibrio”, sostiene Murcho.

Las consecuencias de dejar de consumir “alimentos contaminados”

“Las consecuencias están en la falta de nutrientes porque suelen dejar las carnes y los lácteos. Además, la falta de asesoramiento con un profesional, puede repercutir en la pérdida de hierro, de calcio, de zinc y de vitamina b12”, en cuanto a la restricción de ciertos alimentos. Algunos síntomas visibles son “la caída del pelo, pierden masa muscular, tienen poca energía, sufren ansiedad por lo que se prohibieron”. Por otra parte, destaca la posibilidad de mutar un trastorno en otro: “Una ortorexia puede derivar en una anorexia por no comer nada o en una bulimia con atracones y purga (vómitos, uso de laxantes y diuréticos, ejercicio excesivo). Si no se trata, el trastorno puede mutar de uno a otro. También puede mutar a una vigorexia, que es la obsesión por generar masa muscular y entrenar todo el tiempo”.

¿Cómo se trata?

“Como no pueden controlar otros aspectos de su vida, el control de su alimentación les da seguridad. Pierden el control cuando no pueden hacerlo. El tratamiento de este tipo de trastornos debe ser con nutricionistas, psicólogos, psiquiatras y médicos especializados”, cierra la profesional.

Sobre Agustina

María Agustina Murcho es licenciada en Nutrición (M.P.3196/M.N.7888), autora del libro“Podemos comer de todo”.

Podés encontrarla en @nutricion.ag y para turnos escribí a este mail.