2018-10-02T16:22:30-03:00

Existe todo un tabú en relación a la depilación en la mujer y no es algo nuevo. Con el movimiento feminista, esta imposición cultural comenzó a ser cuestionada y necesitamos saber cuáles fueron las condiciones sociales que prevalecieron para que signifiquemos a la mujer como un ser sin ningún tipo de vello corporal.

Los egipcios se depilaban como símbolo de pureza: usaban algo parecido a la “cera”, que más bien era como un caramelo que se hacían con azúcar, agua, limón, aceite. miel, goma y pepino.

Los hombres usaban navajas de cobre y de hierro. También usaban fuego como asociación entre puro y poder, riqueza, lo bello. Mientras que lo sucio significaba lo pobre lo que no era sagrado o puro.

Esta costumbre también se dio en Grecia: en la cuna del conocimiento perfeccionaron la cera, y sumaron la depilación de cejas y la raya del nacimiento del cabello.

Los atletas como los miembros de las clases altas se depilaban como símbolo de belleza ideal. Las esculturas de la época muestran cuerpos femeninos depilados y sin vello púbico.

En el Imperio Romano, no tener pelo también era símbolo de estatus social, aunque sólo para las mujeres. Es a partir de este punto que la depilación se convierte en una cosa exclusivamente femenina.

De la edad media en adelante también empezamos a ver cómo los artistas retratan a mujeres con poco o nada de vello púbico.

En 1903, King Gillette inventa la primera maquina de afeitar con hojas intercambiables.

A partir de 1920, los vestidos de moda dejaban las axilas al descubierto, faltas cortas, la moda pin up y así en los medios apareció en nuevo modelo de belleza y el vello despareció del mapa.

¿Cuál es la importancia del vello?

Según un estudio publicado por la revista Dermatology, de la Asociación Estadounidense de Medicina (AMA, por sus siglas en inglés), que consultó a 3 mil mujeres en Estados Unidos, un 59% dijo depilarse el pubis “por higiene”. Pero en realidad, el vello púbico funciona como una barrera entre la temperatura exterior y la que debe tener el cuerpo. El vello está proteger tus genitales de fricciones e infecciones. Es más higiénico no afeitarlo.

Aún así cada vez hay más formas de eliminarnos: afeitadoras de mil hojas, cera de todos los colores y láser.

Alguna de las consecuencias más molestas son: Irritación, sangrado, aparición de pelos encarnados, reacciones alérgicas y hematomas. Los cortes o folículos abiertos, en una zona húmeda, aumentan la posibilidad de infecciones con bacterias o virus, incluido un mayor riesgo de contraer herpes u otras enfermedades transmitidas sexualmente.

Está claro que en la práctica cualquier mujer puede elegir no depilarse, pero ¿de verdad es una opción? Solo hay que abrir el debate entre amigas para comprobar que no. Las “razones estéticas” se imponen a la Naturaleza, la que hace que aunque los cortemos, los pelos de las piernas, las ingles, el bigote, las cejas, las axilas… vuelvan a crecer.

VER MÁS: La hija de Madonna desfiló por primera vez, pero fue criticada por no depilarse