2018-08-14T13:07:40-03:00

Demasiadas presiones en el trabajo, conflictos amorosos, cuentas que no cierran. Pueden ser diversos los motivos por los que una persona puede sentirse demasiado estresado. Sin importar cuáles son las razones, una mayor carga negativa sobre nuestro ánimo puede desembocar en crisis de ansiedad o, en casos extremos, ataques de pánico. Por eso, te traemos algunos trucos para no perder los estribos cuando las cosas se vuelven muy turbias.

5 consejos para relajarte cuando sentís que todo te supera - Imagen

1. Aprendé a respirar

La respiración profunda es uno de los primeros pasos para evitar el estrés y calmar la ansiedad. Cuando estamos ansiosos, tendemos a ponernos tensos. esto hace que la respiración sea breve y superficial. Respirar profundamente puede ayudarnos a calmar de inmediato nuestra respuesta fisiológica a los pensamientos acelerados. 3 respiraciones profundas con los ojos cerrados puede ayudarnos a volver al eje.

Mirá también sobre estrés

2. Sé consciente

La mayor parte de nuestra ansiedad surge de nuestros pensamientos de pánico que exageran el peligro. Básicamente, nos mienten que podrían pasar cosas horribles. Cuando creemos en estas distorsiones, no podemos separar los hechos de la ficción. Solo cambiando los pensamientos se puede calmar la ansiedad que nos invade. Este método habla de cambiar el “no puedo hacerlo” por “voy a hacer todo para lograrlo”

3. Hablá con vos mismo

Una baja autoestima suele estar muy relacionada con el autodesprecio y una autocrítica muy exagerada. Intentá ser amable y bajar tus expectativas. Usá la autocompasión para ser amable con vos mismo y amigate. Todos cometemos errores, date la oportunidad de aprender de tus errores. Enfocate en lo positivo que te dejó esa experiencia y lo mucho que pudiste aprender. Reemplazá las palabras duras por otras de aliento. Un buen tip es imaginar qué le diríamos a nuestro niño interior para hacerlo sentir mejor.

4. Escribí todo en un papel

En un papel cualquiera o en un cuaderno personal. Anotar las culpas y emociones negativas hace que descarguemos todo eso que nos angustia. Escribir puede ser muy terapéutico, ya que nos ayuda a visualizar y eliminar las formas poco saludables de pensar, reemplazándolos con alternativas más saludables.

5. Agradecé todo lo bueno (y lo no tan bueno también)

Cuando eres optimista y tienes una “actitud de gratitud”, es difícil sentirte demasiado ansioso. La positividad es una elección y recordarse a sí mismo por lo que debe estar agradecido limitará la negatividad y los pensamientos fuera de control.

Las personas positivas tienen poder y limitan la ansiedad al centrarse en cómo controlan sus emociones en lugar de sentirse víctimas. Cuando te enfocás en lo que estás agradecido en lugar de pensar en “qué pasaría si”, tu enfoque se basa en la realidad en lugar de meras especulaciones.

VER MÁS: Si te pasan estas cosas podrías estar entrando en depresión