2018-06-07T18:58:16-03:00

 

 

“Ya más o menos cuando te dicen la palabra cáncer como que te asustás. En un principio lo que me dijo el doctor, que era verdad, es: “no estigmatices la palabra ‘cáncer’ como que significa muerte, porque no es así”, expresó Lisandro Ferrante, un chico de 23 años que en septiembre del pasado año fue diagnosticado con melanoma, un tipo de cáncer de piel.

“Es el menos frecuente, es el 5% de los tipos de cáncer de piel. Afecta por lo general a gente joven, de los cánceres en gente joven es el más común”, explicó Lisandro y agregó que por lo general se origina porque la gente no se cuida del sol. “Hay una predisposición genética, pero lo fundamental es el tema del sol, la acumulación de rayos en el cuerpo”.

Antes de recibir el diagnóstico médico, Lisandro trabajaba en dos lugares diferentes y estaba dedicado plenamente a la música: tocar la guitarra y cantar. En enero del año pasado registró un primer indicador. “Yo había ido a una pileta y había un amigo que estudia medicina. Me dice: “Che, tenés un lunar medio raro en la espalda, ¿por qué no te lo vas a hacés ver?”, tenía forma rara, color raro y yo le dije: “Sí, bueno, después voy, cuando tenga tiempo”, recordó Lisandro y agregó: “El primer día que me dieron la obra social dije: ‘Bueno me saco un turno con el dermatólogo”.

Ni bien la doctora miró el lunar que él le señalaba, agarró el teléfono y le sacó un turno con un médico cirujano, expresando que había que sacarlo lo antes posible.  “El cirujano me saca el lunar, lo mandan a biopsiar”, contó Lisandro y agregó que al ir a buscar los resultados se sentó solo, abrió el sobre y lo empezó a leer. “‘Melanoma maligno’ decía. Me quedé pálido, callado, y traté de entender”.

 

Cuando Lisandro piensa cómo cambió su vida expresa que “en un 100 por ciento”. “Te cambia porque empezás a preguntarte cosas que antes no te tenés que preguntar. A los 23 años es difícil que la gente se pregunte ¿cuanto tiempo me queda de vida?”, expresó después y agrego: “Pensás que sos inmortal, que sos inmune, que nada te va a pasar a vos, que todo le pasa a los demás”.

 

Lisandro explicó que el melanoma que padece está en la etapa 4, lo que significa que existen metástasis en su cuerpo. “Para explicarlo mas fácil: yo lo tenía en la espalda, creció una raíz para adentro, y esa raíz se fue por la sangre a otras partes del cuerpo. Yo tengo metástasis en la cadera, en la columna, en el cerebro, en la clavícula”, contó y agregó que el tratamiento que está haciendo ataca en conjunto a todo el cuerpo. “Son pastillas biológicas, es un tratamiento por el que ahora estoy tomando 13 pastillas por día. Pero la idea ahora, en principio, es controlar la enfermedad, frenarla, que deje de avanzar”.

Para Lisandro lo importante de contar su historia es que el testimonio pueda ayudar a otras personas y, por sobretodo, generar conciencia sobre el tema. “Una vez por año, que no es un gran tiempo que se pierde, vas al dermatólogo, te chequean todos los lunares en 15 minutos. Hasta es gratis, en un hospital público lo podés hacer gratis”, expresó.

“Hay una frase que yo uso siempre en mis publicaciones que me parece importante que quede, que es: que la gente no cambie moda por salud. Que justamente, que se cuiden, que se protejan del sol y que tienen otras formas de broncearse para estar tostados en verano. No hace falta tomar sol sin protección. Lo pueden hacer con autobronceantes, hay otras opciones. Pueden disfrutar de un día de sol, nadie les dice que no estén al sol nunca mas. Disfruten del sol, pero cuidándose; que no cambien moda por salud”, concluyó Lisandro.

VER MÁS: La emotiva carta de un joven al que le diagnosticaron cáncer de piel