2017-04-25T21:50:27-03:00

“Esta perra tiene 12 años. Tessa no es mi perro, es de mi vecino. Él me preguntó si yo podía hacerme cargo de su perra ya que él decidió emprender una nueva vida en Canadá. En un primer momento le dije que sí, pero yo no sabía que no podría cuidar a Tessa”, dice el comienzo de una carta que encontraron junto a una perra abandonada.

“A Tessa le gusta el café aguado con leche, ella desayuna sobre las 11:30 horas. Mi vecino piensa que Tessa está bien cuidada. Lo siento, pero yo no necesito un perro“, concluye.