Jamás volverás a usar cotonetes para limpiar tus oídos

Si eres de los que disfrutan picarse el oído con un hisopo o siempre que sales de bañarte te limpias en profundidad, cambiaras esa detestable costumbre.