Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela?

Lo que más abunda en las redes digitales es la agresividad: un bullying que, como el que ocurre en los establecimientos educativos de todo el mundo, se las arregla muchas veces más rápido que cualquier otro tipo de mensajes para encontrar su efecto a través de las palabras, las imágenes y el video. Pero, por […]

Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela?

September 11th, 2015

Lo que más abunda en las redes digitales es la agresividad: un bullying que, como el que ocurre en los establecimientos educativos de todo el mundo, se las arregla muchas veces más rápido que cualquier otro tipo de mensajes para encontrar su efecto a través de las palabras, las imágenes y el video. Pero, por su lado, la negatividad ‒en términos más mecánicos que filosóficos‒ es también el combustible que moviliza al pensamiento y pone en movimiento a la Historia. ¿Pero hacia dónde? ¿Y para qué? Ante la duda, el primer paso consiste en comenzar a diferenciar las críticas y los malestares de las simples y llanas agresiones.

Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela? - Imagen 1

Entre estos últimos maestros de la discordia, casi siempre anónimos e incansables, están los trolls. Amos de la agresividad y la digresión, y también de la injuria y el delirio, la profesionalización progresiva del troll no consistió en el perfeccionamiento de las estrategias para la aniquilación de cualquier consigna, sino en su transformación en los samurais sin amo de la web: los mercenarios en alquiler, los personajes sin miedo a la polémica, una actividad que, como Martin Heidegger dijo durante un seminario a sus alumnos en Friburgo, “desencuentra desde un principio la actitud del pensar”.

Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela? - Imagen 2

Como los alumnos agresivos que desquitan toda su agresividad mediante el bullying sobre víctimas incapaces o demasiado agotadas para defenderse, los trolls pueden ser pensados como una versión digital del bullying, pero con características que podrían volverlos más peligrosos: el anonimato, la omnipresencia en las redes y la organización espontánea con otros trolls los vuelven más inmanejables que a los alumnos de carne y hueso identificados en un aula. ¿Cómo defenderse entonces? Un estudio de la Universidad de New Hampshire en los Estados Unidos sobre los casos en los que se combinan las agresiones reales con las agresiones digitales deja algunas conclusiones a tener en cuenta.

Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela? - Imagen 3

“Los episodios mixtos, los que se producen tanto en persona como a través de elementos tecnológicos -explica Kimberly Mitchell, del Centro de Investigación Infantil contra Crímenes de la Universidad de New Hampshire- son más propensos que los que emplean sólo la tecnología a involucrar a los autores que sabían cosas embarazosas sobre la víctima, se producen en diversas ocasiones, duran un mes o más, implican daño físico y comienzan como broma antes de convertirse en algo más grave. Son estos episodios mixtos los que parecen ser los más angustiantes para los jóvenes”.

Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela? - Imagen 4

Según el estudio, el motivo de temer más el acoso cara a cara que el digital es que el primero es más doloroso, al menos en cuanto al físico se refiere. Sin embargo, el 31% de participantes -a partir de un estudio sobre 791 jóvenes- destacan el aumento de los episodios mixtos, es decir, aquellos acosos que se producen tanto en persona como en la red. Entre quienes han discutido el viejo ideal de que la tecnología habrá de mejorar a la Humanidad, el politólogo inglés John Gray es uno de los más conclusivos al sostener que, por mucho que la tecnología avance, ni la historia de la Humanidad ni el elemento humano en sí mismo representan una sucesión virtuosa de perfeccionamiento. Internet, en ese sentido, es hoy uno de los máximos logros tecnológicos de nuestra era, y también aquel en el que suelen depositarse enormes fantasías acerca de la libertad, la democracia, la igualdad y la tolerancia del futuro inmediato, y sobre cómo una red global de comunicación entre las personas está destinada a hacer de sus relaciones inmediatas algo más apacible y armonioso.

Bullying digital, ¿más peligroso que en la escuela? - Imagen 5

Sin embargo, un paseo rápido por internet logra desmentirlo. Hace unos meses, un análisis de Weibo -el Twitter chino- demostró sobre unos 70 millones de mensajes de 200.000 usuarios que el enojo se esparce más rápido y de manera más efectiva que la alegría. “El enojo es más influyente”, escribieron Rui Fan, Jichang Zhao, Yan Chen y Ke Xu en su estudio en la Beihang University. La propagación de emociones, la influencia de los sentimientos y el análisis sentimental también fueron motivo de un experimento en Facebook, con el mismo resultado.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

¿Y tu qué opinas?