lunes 3 de octubre 2022

Los pies: Claves para hidratarlos y evitar grietas

El cuidado de los pies debe estar incluido en las rutinas de belleza y salud que aplicamos en el cuerpo. Acá unos tips para evitar las grietas por resequedad

1 de septiembre de 2022 - 10:41

En definitiva los pies son una de las partes más importantes del cuerpo y cumplen la importante función de sostenernos ya que nos sostienen día tras día.

Por ello, el cuidado de los pies debe tener un lugar importante en medio de los cuidados que tenemos en el cuerpo. En esa zona también se aplican rutinas diarias de belleza, con la que además de hidratarlos se puede prevenir la aparición de grietas en los talones.

pies2.jpg

Y es que las grietas en los talones de los pies no solo son un tema de estética, sino también de salud ya que pueden llegar a producir dolor al caminar o picores si la sequedad de la piel es importante.

¿Cómo hidratar los pies?

Los pies son el soporte de todo el cuerpo y sufren mucho por el roce con los zapatos. Si a esto se le suma la falta de cuidado, aparecen grietas y durezas. Por ello es fundamental saber cómo cuidar los pies e hidratarlos correctamente.

Y es que, parecida a la rutina para hidratar el rostro, los pies también deben tener una rutina y hacerla es sencilla.

En primer lugar, remojar los pies en agua tibia. Para ello hay que llenar un balde de agua, de forma que permita sumergir todo el pie hasta el tobillo. Se le puede añadir un poco de manzanilla, o incluso una cucharada de crema hidratante específica para pies.

pies3.jpg

En segundo lugar, secar muy bien la piel. La humedad favorece la proliferación de hongos, y esto es precisamente lo que hay que evitar. Lo ideal es secar los pies con una toalla de algodón limpia. Hay que hacerlo sin frotar, dando suaves toques de presión sobre la piel y sin olvidar el espacio entre los dedos.

Aplicar una crema hidratante. Por supuesto, la crema debe ser específica para pies y debe aplicarse cuando los pies estén totalmente secos.

Vale destacar que los pies también necesitan una rutina de exfoliación una o dos veces por semana, sobre todo en verano. El uso frecuente de calzado abierto hace que los pies estén en contacto directo con agentes externos, como los rayos solares y la suciedad. Además, si el calzado que se utiliza no es el adecuado, pueden producirse roces y aumentar la sequedad.

Gracias a la exfoliación se eliminan las células muertas e impurezas acumuladas sobre la superficie de la piel. Se trata de un tratamiento muy sencillo que favorece en gran medida la oxigenación y respiración de la piel.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar