2020-02-11T18:33:12-03:00

Proponemos analizar si el rugby es culpable de la muerte de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell.

Los hechos ocurridos en la localidad balnearia de la provincia de Buenos Aires, donde una patota de 10 rugbiers asesinó a Fernando a la salida de un boliche, y la suma de diferentes casos de agresión perpetrados por jugadores de rugby, abren el debate en torno a los valores inculcados desde las raíces de este deporte.

Las aguas están divididas entre quienes lo consideran un caso aislado y quienes culpan a la cultura machista del deporte. Para esto nos entrevistamos con Enrique Sosa, jugador de Ciervos Pampas Rugby Club, el equipo de diversidad sexual de rugby que nos demuestra la posibilidad de repensar un deporte con una larga tradición de violencia y machismo fuera de la cancha. Enrique nos cuenta que Ciervos Pampa surgió de la necesidad de encontrar un espacio donde todas las diversidades sexuales (parece tonto aclararlo, pero heterosexuales incluidos también) puedan compartir este deporte. Del mismo modo él afirma que el problema no está en el rugby en sí sino en el machismo que deviene del patriarcado, mandatos que establecen la superioridad de la manada por sobre otro y que acentúa valores de xenofobia, homofobia, transfobia, lesbofobia y discriminación por clase social y raza. ¿Es posible encontrar los verdaderos valores del rugby que tanto pregonan?

VER MÁS:¿Pedimos prisión y justicia o la cárcel como venganza para los ‘rugbiers’?