2019-05-22T10:27:50-03:00

China y Estados Unidos protagonizan un gigantesco choque comercial.  Se dirimen quién será el lider tecnológico global.

Donald Trump, el presidente de EEUU, ordenó un bloqueo contra la firma Huawei. Google, Qualcomm e Intel, empresas estadounidenses, rompieron sus relaciones con la principal empresa de telecomunicaciones china.

Esta situación tensa podría tener grandes consecuencias. Por ejemplo para Google, significa romper con la segunda compañía que más teléfonos Android, sistema operativo que desarrolla la empresa californiana, vende en el mundo, y para Huawei significa no poder brindarle las actualizaciones futuras a todos sus clientes alrededor del globo. Los teléfonos de Huawei puede quedar desamparado ante una actualización de seguridad de Android.

Anterior a estas trabas económicas, por orden del gobierno estadounidense, Canadá detuvo a Meng Wanzhou, hija del dueño de Huawei, Ren Zenghfei, bajo la acusación de vender telecomunicaciones a Irán. ZTE, otra empresa china de telecomunicaciones, se había desplomado por haber recibido las mismas acusaciones. Después de este hecho, en China, como respuesta, detuvieron a dos ciudadanos canadienses acusados de espionaje.

La economía es la herramienta de presión política. El foco de la discusión de las dos mayores economías se centra en la tecnología, principalmente hoy, la discusión pasa por la quién será el que imponga la nueva generación de telefonía móvil, el 5G. Las empresas estadounidenses están perdiendo la carrera contra las asiáticas y en Washington no quieren que sea de propiedad china la que utilicen los equipos de sus ciudadanos.

La realidad es que Trump quiere más trabajos para los estadounidenses y más productos estadounidenses en el mundo, y Xi Jinping también aboga por lo mismo con sus políticas proteccionistas.

En cuanto a equipos de telefonía, Huawei creció en venta en todos los continentes y se posiciona segundo en el mundo. En lo que respecta al mercado del país norteamericano, Huawei ya superó a Apple y se ubica detrás de Samsung. En algunos países europeos como España por ejemplo, ya es líder de ventas.

Desde EEUU podrían pensar en poner barreras arancelarias. De aplicarse mayores aranceles a los productos, y de ampliarse esta lista, los consumidores de todos los países del mundo podrían ver encarecidos los precios por la pelea de los dos más grandes.

Por su parte, China tiene como as bajo la manga la exportación de tierras y minerales raros a EEUU. XI Jinping sabe que el gobierno de Trump depende un 80% de ellos para abastecer a sus industrias de tecnología y de armamentística.

Espionaje digno de guerra fría

El fundador de Huawei es un ex oficial del ejército popular chino. Una norma de 2017 le permite a la Agencia Nacional China de Inteligencia establecer qué empresas tienen que cooperar y colaborar con lo que se les requiera. Capacidad de espiar o interferir comunicaciones.

El miedo a un potencial espionaje derivó también en que Washington alertara a las empresas estadounidenses de tener cuidado al usar drones de la firma DJI, el que copa el 70% del mercado civil mundial.

Un antecedente que abona la teoría del espionaje es lo que ocurrió con la sede de la Unión Africana (UA). China se convirtió en el mayor socio económico de áfrica. Básicamente la sede principal de la UA fue construida por China como obsequio. En 2018 Le Monde Afrique publicó una nota en la que reportó actividad inusual en los servidores de las oficinas de la UA en horarios en los que no se encontraba nadie operándolos.

VER MÁS: Arrestan a activista en China por culpa de Trump