2019-04-12T15:27:08-03:00

Por Mara Ballesté

Trabajar en blanco, ir al colegio, atenderse en un hospital público, votar, casarse. Estos son algunos de los derechos a los que Ricardo Enrique López no pudo acceder durante 54 años por no tener un Documento Nacional de Identidad (DNI).

Ricardo nació en Montecarlo, Misiones, en 1964. Sus padres nunca lo inscribieron en el registro civil y nunca existió para el Estado hasta este año. A los 4 años, quedó a cargo de una tía, que lo llevó a vivir a Buenos Aires. A los 7, empezó a vivir en la calle. Dormía en las plazas y pedía trabajo en bares. Limpiaba platos, pelaba papas y barría los locales, hasta que comenzó a trabajar en la construcción a cambio de comida y techo. Ese fue el rubro donde siguió trabajando casi toda su vida como albañil

Casi no salía de la obra. Si venían inspectores, sus compañeros empezaban a silbar y él entendía que debía esconderse por ser menor y estar trabajando de manera irregular. Su mayor miedo era que le pase algo: “si me mataban, no me iba a reclamar nadie”.

“Yo era invisible”, afirma Ricardo, que siempre fue consciente de que necesitaba tener un documento pero “no sabía por dónde arrancar”. A lo largo de su vida, tuvo varios intentos: desde contacto con personas que lo engañaron con papeles falsos, hasta trámites donde siempre le terminaban pidiendo documentación que no tenía y esto no le permitía avanzar.

Ser invisible: cómo es vivir toda una vida sin DNI - Imagen
Créditos: Luciano Sugliani

Sin partida de nacimiento, no se puede tramitar el documento. Por eso, en 2017, después de 53 años, Ricardo inició la inscripción de su nacimiento por vía judicial. Si bien no hay cifras oficiales, según un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA), se estima que 168.000 chicos de hasta 17 años viven sin DNI en nuestro país. El mismo informe, asegura que estos niños “se encuentran desprotegidos, sin ningún tipo de identificación que los ampare y sin posibilidades de recibir protección por parte del Estado, un obstáculo para el pleno desarrollo de sus capacidades, restringiendo severamente sus oportunidades para ejercer efectivamente el resto de sus derechos”.

Si me mataban, no me iba a reclamar nadie.

“La inexistencia de la partida de nacimiento de una persona puede responder a distintas causas: inexistencia de registro, inexistencia del asiento, o registro irregular. En el caso puntual, el Sr. López no fue inscripto al nacer y como consecuencia de ello no contaba con la partida de nacimiento al momento de iniciar la acción judicial”. explica su abogada, Giuliana Miller (To. 127 Fo. 414).

Ser invisible: cómo es vivir toda una vida sin DNI - Imagen 1
Créditos: Luciano Sugliani

“Durante el proceso intentamos comprobar las circunstancias de edad, tiempo y lugar de su nacimiento con la declaración de dos testigos, un informe del Registro Nacional de Reincidencia, un informe negativo del Registro Nacional de las Personas y una pericia médica por medio de la cual se pudo establecer la edad aproximada de López”, relata Miller.

Ricardo tuvo su primer DNI el pasado 11 de marzo. Recuerda que la noche anterior no pudo dormir de la emoción que sentía. Relata que cuando se lo entregaron fue un momento “tranquilo” porque “todavía no caía”: “Como nunca tuve un documento, no sabía lo que era. Pensé que era la libretita”. Sin embargo, se acuerda, entre lágrimas, de que cuando llegó a su casa no pudo contener la emoción por haberlo logrado.

Ser invisible: cómo es vivir toda una vida sin DNI - Imagen 2
Enrique Ricardo López junto a su hija de 11 años. / Créditos: Luciano Sugliani

“Yo sé lo que voy a hacer con esto: voy a trabajar bien por mi hija, que está creciendo y no tenemos nada”, afirma Ricardo, que actualmente busca trabajo.

Cómo hacer el trámite

El procedimiento de inscripción de nacimiento tardío está previsto por el Código Civil y Comercial de la Nación en el artículo 96. Este se prueba con las partidas del Registro Civil o puede acreditarse por otros medios, si no hay registros públicos.

Los mayores de 18 años que no tengan documento, deben iniciar la inscripción de su nacimiento por vía judicial. Los menores, en cambio, necesitan presentar en un Registro Civil el informe negativo de inscripción de nacimiento donde conste que, hasta el momento, no han sido anotados en ningún Registro Civil; el certificado médico en donde figure la fecha y lugar de nacimiento; y la presencia de padre o madre con DNI o, en caso que se encuentren ausentes, es suficiente estar acompañado de dos testigos. En caso de falta del certificado, se admitirá uno expedido por un establecimiento público con determinación de edad presunta y sexo, conteniendo los datos declarados del menor y la fecha y lugar del nacimiento.

Ser invisible: cómo es vivir toda una vida sin DNI - Imagen 3
Créditos: Luciano Sugliani

A su vez, el Registro Nacional de las Personas cuenta con más de veinticinco móviles que recorren a diario todo el país para regularizar la situación de quienes nunca tuvieron DNI.

“Aquellas personas que no fueron registradas al nacer no tienen identidad, no existen para nuestro sistema y se encuentran privados del acceso a los derechos más básicos. Dicha situación debe ser regularizada con una intervención del Estado que permita detectar los casos más vulnerables y con la sanción de normativa que permita flexibilizar el procedimiento de inscripción”, sostiene Miller.