2020-11-17T13:49:18-03:00

Mariano Longo se fue a Inglaterra, en 2009, a probar suerte y hoy tiene una empresa valuada en 250 millones de dólares.

En medio de la búsqueda laboral, Longo fue llamado para ocupar un puesto administrativo de una empresa de aviación, lo que lo introdujo en ese mundo.

Ya asentado en el trabajo, y sumado a unos ahorros que tenía, decidió iniciar un proyecto propio relacionado con las turbinas. “El que no arriesga, no gana”, dice Longo. De esta manera, en 2013, fundó Aeroset, una empresa que ahora le provee repuestos de turbinas a grandes compañías aéreas como British Airways, Alitalia y Lufthansa.

Desde principios de año, Aeroset es el principal auspiciante de la camiseta de Racing Club de Avellaneda. Para saber más acerca de su historia, hablamos con él y le preguntamos lo siguiente:

¿Qué estudiaste y cómo empezaste con los negocios?

“Estudié un año de Relaciones Internacionales, en la Universdad de Belgrano, pero se tornó aburrida porque me gusta ser mas dinámico, y si bien era muy interesante, no sentí que era lo mío. Y después me pasé a la UADE e hice una carrera más relacionada con ventas. Y estando en Inglaterra, hice un diplomado en Administración de Empresas, en Oxford. Y el negocio arranca con Aeroset en Inglaterra, en 2013, después de trabajar cuatro años en la aeronáutica y decido dejar de trabajar en relación de dependencia para abrirme mi propio camino”.

¿Qué es Aeroset?

“Es un distribuidor de partes de aeroespaciales, principalmente de los motores: es como si fuese un Car One de la aviación. Nuestros clientes principales son aerolíneas: compramos el motor completo, lo reparamos y devolvemos las partes arregladas al mercado, con normas súper estrictas que ni siquiera se ven en los coches”.

¿Por qué decidiste irte a vivir a Europa?

“Me fui a estudiar inglés, tengo pasaporte italiano, y siempre con el afán de crecer, sabía que el idioma era fundamental. Acá trabajaba en Bic, la compañía de lapiceras, pero viajé de vacaciones a Inglaterra y me enamoré de lo que vi. Es un mundo ajeno a lo que nos toca sufrir en Argentina”.

¿Qué significa ser un real state?

“Nace por Aeroset. Cuando abro la compañía no sabía lo que podía pasar y podría haber cerrado rápido. Sin embargo, al año de arrancar me empezó a ir bien en los negocios. Al año cerré un contrato con British Airways, y empecé a contar con un efectivo que nunca había soñado y empecé a comprar propiedades para tener el dinero en un lugar que no sea el banco. Y así fue como nació Pampas Holdings, y hoy por hoy tenemos entre 30 o 40 propiedades en Inglaterra, otras en Portugal y otras en Argentina”.

¿Por qué decidiste invertir en el fútbol, y en Racing?

“Nunca invertí en fútbol, más allá de las propiedades, nunca invertí en nada. Pero amo el club y estando en una buena posición económica pude acercarme a Racing. Tenemos al mejor presidente del fútbol como Víctor Blanco, y futuro presidente de la AFA. Me contacté a través de la página y les gustó cómo nos manejábamos y que pagábamos en dólares. Fue una acción que salió cien por ciento de mi corazón, ya que impositivamente no nos generaba nada. Y a partir de nuestra primera experiencia, nos sumamos a sponsorear al Wolverhampton, de Inglaterra, que a mi criterio es la mejor liga del mundo”.

¿A qué apuntas con tu trabajo?

“Me veo otros años trabajando con Aeroset porque lo disfruto y me encanta lo que hago. Es como un hijo, más allá de que ya tengo los reales. ¡Jaja! Lo que sí estoy tratando de aminorar el trabajo y disfrutar de mi familia, pero eso no hace que deje de pensar en la empresa. Estoy en un punto bisagra a mis 42 años, por suerte. Fue mérito propio, mientras hoy todos tratan de cortarte las alas diciendo que el mérito no vale. Hoy a los jóvenes les hacen creer que ser exitoso es tener un auto caro, y es mentira porque es una pérdida un auto. Mi desafío pasa por instruir a los más jóvenes. Quiero influir a los más jóvenes, pero no desde el lado influencer que es una pavada. Quiero decirle a los más jóvenes que hay un futuro: en Argentina se alimenta al vago, y yo quiero otra cosa”.

¿Hay un futuro para los jóvenes?

“Hay un futuro. Los chicos no tienen que dejarse llevar por nadie que no haya logrado nada. Puedo estar equivocado en muchas cosas, pero si lo llevás a números tengo 250 millones de dólares que me avalan. Hoy tenés a cualquiera que te quiere explicar cómo invertir dinero: invertí en la Bolsa en marzo, y lo mostré a través de mi Instagram, sin saber un curso de nada. Tenés que tratar de acomodar las flechas que suben y bajan”.

¿Cuál es el mensaje que querés dejar?

“El mensaje de esperanza es siempre el mismo, y los chicos se tienen que basar en muchos como yo que somos muchos y nos ha ido bien. Pero muchos de nosotros queremos hacer el bien y sin ganar un mango. A mi una entrevista no me da nada, pero es un orgullo para mí poder estar hablando con un medio que le llega a los jóvenes”. Y cerró: “La plata no te hace mejor persona, porque si pateo un ladrillo me va a doler lo mismo que a quien no tiene un mango”.