2020-06-30T11:46:34-03:00

Dentro de la plataforma, las interacciones sociales, el consumo de publicidad y el compromiso con la comunidad, se premian con créditos, como en un videojuego. Estos créditos – o Flixx- son una criptomoneda que tiene valor de mercado, y con la cual se puede consumir contenidos, pagar una entrada a un recital o comprar un casco para la bicicleta. Esta plataforma, que además es ecológica y se desarrolló en Argentina, existe y se llama Flixxo.

“El punto de partida de Flixxo fue la pregunta ‘¿cómo van a consumir contenidos los chicos que hoy tienen 10 años cuando tengan 15?’”, revela Adrián Garelik, actual CEO y uno de los creadores de Flixxo.

Los nativos digitales, usuarios de entre 14 y 24 años, viven la tecnología como una extensión de sí mismos, se interesan por la ecología, forman parte de distintas comunidades en Internet, conocen sus códigos y formas de comunicación, conviven a diario con los esquemas de “gamification” y consumen contenidos cada vez más cortos.

Flixxo: series de 5 minutos, gratis y en formato gaming - Imagen

Sin embargo, “las plataformas de video actuales -Netflix, Disney+, Flow…- no contemplan a este tipo de usuario, ya que su modelo de negocio está basado en la suscripción a través de tarjetas de crédito, excluyente para mayores de edad, acostumbrados a pagar por consumir contenidos audiovisuales. Por el contrario, Flixxo democratiza el acceso al contenido de calidad, es gratis y se basa en los modos de consumo del nativo digital: consumo móvil, contenidos más cortos, interactivos, bajo la lógica de las recompensas de los videojuegos”, explica Garelik.

La interacción del usuario con la plataforma adquiere un tono lúdico, y cada paso se premia con Flixx, una criptomoneda propia, con características similares al Bitcoin. Es decir, por cada movimiento que el usuario hace, gana créditos.