La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés

Quentin Roy fue reclutado en su barrio por un amigo unos meses después de convertirse al islam.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés

abril 11th, 2016

Quentin tenía 21 años cuando un día de primavera en 2013 anunció a sus padres que se había convertido al islam. Veronique, su madre, cuenta que en ese momento la conversión de su hijo menor fue entendida por su entorno como una búsqueda espiritual del joven.

Desde su conversión y hasta poco antes de desaparecer sin dejar rastro en septiembre de 2014, Quentin llevó su vida de siempre: estudiaba en la universidad, salía con su novia, jugaba al fútbol, tocaba el piano y estaba con su familia. “Rezaba cinco veces al día y comía carne halal. Eso era todo”, dice su madre.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés - Imagen 1

Poco a poco la religión se convirtió en su tema favorito de conversación y las garras del “gurú” que lo había convertido empezaron a hacer mella en su visión espiritual del Islam. “Siempre digo que si Quentin se hubiese cruzado en ese momento con un proyecto de Greenpeace o con cualquier asociación humanitaria, ahora estaría vivo (…) En lugar de eso, se topó con un reclutador que le manipuló el cerebro. Son como los pedófilos. Saben escoger a su presa”, dice la mujer tristemente.

Los primeros signos de fundamentalismo aparecieron cuando Quentin confesó a su padre que no quería seguir tocando el piano. “Mamá, la música me aleja de Dios”, dijo. Esa fue la primera señal.

Luego no entró a rezar en el funeral de su abuela, y tiempo después se negó a cenar en familia la noche de Navidad hasta que “alguien” le dio permiso.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés - Imagen 2

En un intento desesperado por comprender la situación, Veronique decidió hacer una visita a la Gran Mezquita de París. El imán la recibió y la tranquilizó, diciendo que no era anormal en un joven converso abrazar la religión musulmana con esa pasión.

Al preguntarle qué hacer para evitar que esto fuera a más, el clérigo le señaló un versículo del Corán: “Lea este párrafo con su hijo. Verá cómo todo va mejor después”. Confusa y angustiada, Veronique compartió su preocupación con Quentin, que le explicó que sólo buscaba sentirse en paz.

De pronto rezar cinco veces al día a la hora correcta no era compatible con sus estudios, y al poco tiempo abandonó la universidad y su trabajo. No tardó en alejar a su novia de su vida, diciendo que aún eran jóvenes para mantener una relación tan seria. Hoy Veronique sabe a ciencia cierta que su reclutador le dijo que debía encontrar una chica pura. Es decir, una musulmana.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés - Imagen 3

Finalmente, el joven les dijo que iba de fin de semana a Frankfurt. “Nunca más volvimos a verle”, cuenta la madre. “Denunciamos su desaparición, pero ya era demasiado tarde”, agrega. Se había unidos al ISIS.

Quentin empezó a dar señales de vida un mes después de su escapada a Frankfurt pero se negó a decir dónde estaba. “Mamá, estoy vivo. Sólo puedo deciros que he venido a ayudar a la gente”, repetía.

Su madre dice que lloraba, y se disculpaba por no poder desvelar su paradero y por haberles mentido sobre aquel viaje que en realidad sí existió. Después de unos días en Frankfurt, viajó a Estambul y allí se perdió su rastro.

Al menos una vez al mes, durante más de un año, el joven encontraba el modo de ponerse en contacto con su familia.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés - Imagen 4

Veronique decidió ir a buscarlo pero no era fácil. La única opción era despertar en Quentin las ganas de volver aun sabiendo que en Francia le esperaba la cárcel.

Luego de los atentados de París, no pudo aguantar más. “Ya basta”, escribió. “Por lo que más quieras, manifiéstate, te lo ruego. Es todo tan violento aquí. No podemos más. Vuelve, huye de allí“. Luego la comunicación se cortó.

El 14 de enero Veronique estaba en su oficina cuando alguien le habló a través de WhatsApp. Era un número inglés que no tenía registrado. Pensó que se trataba de Quentin con un nuevo móvil pero no era así. Hoy ha guardado este número bajo el nombre “Mensajero” porque sigue sin conocer la identidad de quien el envió dos fotografías de una carta manuscrita.

Era la letra de su hijo, no cabía duda. Ahí estaba lo que tanto tiempo había temido: el testamento de Quentin.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés - Imagen 5

Buscando al culpable

En paralelo a lo anterior, Veronique decidió comenzar su propia investigación. Reunió a todos los amigos de su hijo en casa para intentar comprender dónde podía encontrarse. Le chocó la ausencia de un joven en particular con el que Quentin jugaba a fútbol desde los 15 años.

Tiempo después, varía a ese joven por la calle. “Le invité a casa a tomar café porque quería saber más, y allí estuvimos un buen rato charlando los dos con mi marido. Nos dijo que no tenía ni idea, que había escuchado rumores que decían que Quentin estaba en Egipto aprendiendo árabe”, explica.

En aquel momento, Veronique no podía imaginar que estaba sirviendo café a la persona que había cobrado 15.000 euros por enviar a su hijo a una muerte segura. “Las cámaras de seguridad nos permitieron saber un tiempo después que había llevado a mi hijo al aeropuerto con mi propio coche”, confiesa.

La desgarradora historia de cómo ISIS logró reclutar a un joven francés - Imagen 6

Aquel joven se llama Ilyes B y ejerció como asistente de educación en el colegio Georges Brassens de Sevran desde 2012 hasta 2014. “Hace poco nos enteramos de que el Estado tenía pinchado su teléfono desde 2013, pero él seguía trabajando en un colegio”, denuncia.

El 6 de noviembre imputaron a Ilyes B por asociación ilícita en relación con una empresa terrorista. Se le culpa de haber ayudado a enviar a Siria a al menos una decena de jóvenes, entre ellos Quentin.

Pero los peligros no terminaron ahí. “Hoy la madre de este chico es cajera en un supermercado del barrio”, explica Veronique. “Lejos de avergonzarse, va por la calle facilitando el número de teléfono de su hijo, que está en prisión pero tiene acceso a un móvil”, lamenta.

Dice estar convencida de que detrás de esta complacencia se esconde el miedo a perder la simpatía de los votantes musulmanes de Sevran.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,