La vida oculta del último terrorista de París

El extremista de 26 años era el yihadista más buscado de Europa tras los ataques perpetrados por el ISIS en la capital francesa.

La vida oculta del último terrorista de París

marzo 18th, 2016

Salah Abdeslam se hizo conocido el 13 de noviembre de 2015 cuando se suponía que haría detonar su cinturón lleno de explosivos en París. El era uno de los muchos terroristas de ISIS que participaron de los atentados a la capital francesa.

Esa fatídica noche, en la que murieron 133 personas en diferentes puntos de la ciudad, Abdeslam alquiló los dos autos que el comando de ISIS usó para llegar a los lugares donde se realizarían los diferentes ataques simultáneos. Su tarjeta bancaria también pagó dos habitaciones de un hotel de Alfortville, cerca de París, donde estuvieron los yihadistas poco antes de los atentados.

La vida oculta del último terrorista de París - Imagen 1

También se cree que condujo a su hermano Ibrahim y a un tirador francés a cuatro restaurantes en la zona del canal Saint Martin de París, donde asesinaron a decenas de personas.

Lo que nadie sabe aún es si su cinturón no explotó o si él se acobardó y no quiso accionarlo. La cuestión es que salió vivo del ataque y desde ese día estaba prófugo. El Seat Leon negro que conducía fue encontrado abandonado en Montreuil, a ocho millas de París, con tres AK47 y 16 revistas en el interior.

La vida oculta del último terrorista de París - Imagen 2

La Policía francesa comenzó su frenética búsqueda y advirtió que el joven había cambiado su aspecto para confundir a las autoridades. De hecho, Francia difundió imágenes donde aparece con gafas y un peinado nuevo, y explicó que ahora respondía al nombre Yassime Baghli.

En varias ocasiones, el hermano no terrorista de Salah, Mohamed Abdeslam, le pidió a través de los medios de comunicación que se entregara a la Policía. Finalmente, el terrorista fue hoy fue capturado con vida en Bruselas, tras un tiroteo con la Policía.

La vida oculta del último terrorista de París - Imagen 3

Pero el terrorismo no era su única faceta. Abdeslam tenía una vida oculta: frecuentaba bares gays de Bruselas, fumaba cannabis y pasó la mayor parte de sus días jugando a su PlayStation. Todos estos ‘hobbies’ son muy curiosos, teniendo en cuenta que el ISIS suele condenar a muerte a los homosexuales y castigar duramente a quienes fuman y beben alcohol.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,