Escapó de una red de traficantes en EEUU y ahora cuenta los horrores que vivió

Tenía 24 años cuando llegó de Indonesia a Estados Unidos y su pesadilla comenzó.

Escapó de una red de traficantes en EEUU y ahora cuenta los horrores que vivió

abril 1st, 2016

La activista Shandra Woworuntu llegó a Estados Unidos en 2001 desde Indonesia. Estaba muy emocionada. Al llegar al aeropuerto, escuchó su nombre y vio a un hombre sosteniendo un cartel con su foto. Le sonrió cálidamente. Se llamaba Johnny. Inmediatamente la joven, que en ese entonces tenía 24 años, pensó que él era quien la llevaría al hotel en el que iba a trabajar.

El hecho de que el hotel se encontraba en Chicago y que ella había aterrizado en el aeropuerto JFK de Nueva York, a unos 1.200 kilómetros, muestra lo ingenua que era. “Tenía 24 años y no tenía ni idea de dónde me estaba metiendo”, recordó en una crónica para la cadena británica BBC Mundo.

Escapó de una red de traficantes en EEUU y ahora cuenta los horrores que vivió - Imagen 1

Johnny le quitó todos los documentos, incluido su pasaporte, y la llevó hasta su auto, junto a otras dos mujeres. Fue entonces cuando las cosas empezaron a volverse extrañas.

Tras un breve paseo, el auto se detuvo en un aparcamiento y Johnny les dijo que salieran y se metieran en otro auto. Hicieron lo que les dijeron y vieron cómo el nuevo conductor le daba a Johnny algo de dinero. Shandra pensó que era un poco raro, pero se dije a si misma que no había por qué preocuparse.

La escena se repitió varias veces. El cuarto conductor tenía una pistola y las obligó a entrar en su auto. Luego las llevó a una casa en Brooklyn y gritó: “¡Mama-san! ¡Chica nueva!”. Shandra estaba aterrorizada porque sabía que “Mama-san” significaba la madame del burdel. Pero ya no había escapatoria.

Escapó de una red de traficantes en EEUU y ahora cuenta los horrores que vivió - Imagen 2

Al día siguiente, Johnny se disculpó por todo lo que les había ocurrido y dijo que había sido un terrible error. Agregó que ese día les iban a tomar fotografías y a comprar uniformes, y después irían a un hotel en Chicago para comenzar a trabajar. “Estaremos bien. No sucederá de nuevo. La pesadilla ha terminado y voy a ir a Chicago a comenzar mi trabajo”, se dije Shandra a si misma.

Y así fue, al menos en parte. Las llevaron a comprar los uniformes, pero era una tienda de lencería y aquello no eran precisamente “uniformes”. Luego les dijeron a todas que les debían USD 30.000 y que tendría que pagarles acostándome con hombres, en pagos únicos de USD 100.

Durante muchos tiempo fue trasladada de un burdel a otro, también pasó por habitaciones de hotel y apartamentos. Muchas veces la drogaron y alcoholizaron, amenazándola con una pistola sis e resistía. Los golpes y castigos también eran frecuentes, pero por parte de los clientes. “Como me portaba bien y era obediente los traficantes no me maltrataban”, cuenta.

Escapó de una red de traficantes en EEUU y ahora cuenta los horrores que vivió - Imagen 3

Mi mente siempre pensaba en cómo escapar, pero las oportunidades eran muy escasas. Traté de hacerlo por la ventana de una habitación, pero no funcionó. Otro día, logré escapar por la ventana de un baño, junto a otra de las chicas, una joven de 15 años que se llamaba Nina. Contactamos un número que nos dio una mujer del burdel. El hombre que respondió prometió ayudarnos, pero resultó ser otro traficante y llamó a Johnny”, rememora la joven.

Finalmente llegó su día de suerte. Logró huir corriendo desnuda por la calle hasta una comisaría, donde le contó todo a la Policía. Pero ellos no le creyeron. Entonces fue al consulado de Indonesia, pero tampoco la ayudaron.

Escapó de una red de traficantes en EEUU y ahora cuenta los horrores que vivió - Imagen 4

“Dormí en el ferry, el metro y en Times Square, pedía comida y trataba de contar mi historia si alguien escuchaba. Un día, un hombre llamado Eddy me compró comida. Después quedé con él y me dijo que había contactado al FBI. Dos detectives me entrevistaron y les mostré mi diario”, explica. Allí comenzó la investigación que desbarataría la banda y lograría la libertad para las demás mujeres.

Durante mucho tiempo los secuaces de Jhonny la buscaron. Pero finalmente consiguió la nacionalidad estadounidense y puedo traer a su madre y a su hija a vivir con ella. Ahora dirige una organización llamada Mentari para ayudar a los sobrevivientes a reintegrarse en la sociedad, crear conciencia sobre el tráfico humano e introducir nuevas leyes para frenarlo.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,