El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina

La Benzodiazepinas, Burundanga, GHB crecen en su vil consumo con fines de mantener inconscientes y dóciles a las victimas de violación, sin siquiera dejar huellas.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina

mayo 20th, 2016

Esta historia comienza con una mujer despertando desnuda al filo de la cama de un hotel al que no recuerda haber entrado. La drogaron en una fiesta y su memoria es una nube oscura. El único recuerdo que le queda de la noche anterior es su propio cuerpo, en el que todavía son visibles las huellas de la violación. El drama de esta mujer es cada vez más común en América Latina.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina - Imagen 1

“Cuando empecé en 2003, las violaciones usando drogas eran raras. Hoy son muy frecuentes. Es muy fácil conseguir estas sustancias”, dice Maria Elena Leuzzi, presidente de la ONG Ayuda a Víctimas de Violación. Se divertían en un “boliche de barrio” o en una discoteca exclusiva y después no recuerdan nada. Esta historia se repite, una y otra vez, en toda América Latina.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina - Imagen 2

“Sólo en Ciudad de México, más de 300 mujeres son violadas al año en completo estado de narcosis, y la cifra es cada vez mayor”, asegura Laura Martínez, la presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (ADIVAC), la única institución civil que atiende los casos de violencia sexual en México.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina - Imagen 3

Carlos Díaz, toxicólogo en el laboratorio de química forense de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México advierte que existe “un catálogo cada vez más amplio de sustancias sicotrópicas” que se usan para cometer abusos sexuales. El efecto que se busca en la víctima es siempre el mismo: quebrar su voluntad hasta convertirla en un juguete de su agresor. Un juguete que no tendrá memoria del ataque.

En Latinoamérica, las más utilizadas son las benzodiazepinas y pueden conseguirse con facilidad en cualquier farmacia. “Los violadores saben qué cantidades les permiten conseguir un estado de sedación y pérdida de memoria. Si se mezcla con alcohol el efecto se potencia”, advierte Emilio Mencías, representante del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de España.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina - Imagen 4

El principio activo de la burundanga, llamada también “aliento del diablo”, es la escopolamina. Según el Departamento de Salud de los Estados Unidos este alcaloide provoca desorientación, alucinaciones, amnesia y en dosis elevadas resulta mortal. Sin embargo, a pesar de su peligrosa fama, esta droga se utiliza cada vez menos para agresiones sexuales.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina - Imagen 5

Y en Latinoamérica una de las nuevas drogas silenciosas que está reemplazando a la burundanga es el GHB. Su denominación científica es ácido Gamma-hidroxibutirato, un nombre tan complejo como difícil resulta detectarlo. Erróneamente la llaman éxtasis líquido porque su primer síntoma es la euforia. Basta con mezclar dos o tres gotas en la bebida de la víctima para que ésta quede a disposición del agresor.

El invisible uso masivo de “drogas de violación” en América Latina - Imagen 6

“Mi primer consejo a una víctima cuando se sospecha que ha sido drogada es que vaya de inmediato a hacerse las pruebas médicas” dice la argentina Maria Elena Leuzzi, “Las evidencias desaparecen muy pronto”, agrega. La mayoría de “drogas de la violación” se eliminan del organismo en menos de 12 horas. Luego, la única manera de detectarlas es con un examen capilar que se realiza en centros especializados.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,