Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso

Cómo hizo y a qué políticos ayudó con engaños virtuales.

Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso

marzo 31st, 2016

Durante ocho años, Andrés Sepúlveda, ahora de 31 años, viajó por el continente trabajando para grandes campañas políticas. Pero su trabajo era muy inusual.

El trabajo más complicado que tuvo por lejos fue para la campaña del electo presidente mexicano Enrique Peña Nieto. Con un presupuesto de $ 600.000, dirigió a un equipo de hackers que robaron las estrategias de campaña, manipularon los medios sociales para crear falsas oleadas de entusiasmo y burla, e instalaron software espías en las oficinas de la oposición, todo para ayudarlo a ganar la victoria.

Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso - Imagen 1

La carrera de Sepúlveda se inició en 2005, y sus primeros trabajos fueron, en su mayoría, desfigurar sitios web de campañas y romper las bases de datos donde figuraban los donantes de los oponentes. Por $12,000 dólares al mes, un cliente contrataba a un equipo que podía hackear páginas, teléfonos inteligentes, y enviar correos electrónicos y textos en masas. El paquete premium, a $20.000 al mes, también incluye intercepción digital, ataque y descifrado.

Entre esos primeros trabajos estuvo entrar en la página web de un rival de Uribe para robar una base de datos de direcciones de correo electrónico. Se le pagó $ 15,000 en efectivo por un mes de trabajo, cinco veces más que lo que conseguía con trabajo de diseño de sitios webs.

Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso - Imagen 2

Sus equipos trabajaron sobre las elecciones presidenciales en Nicaragua, Panamá, Honduras, El Salvador, Colombia, México, Costa Rica, Guatemala y Venezuela. Si bien muchos de los esfuerzos de Sepúlveda no tuvieron éxito, tiene suficientes triunfos como para reclamar poder de influencia sobre la dirección política de la América Latina.

“Mi trabajo consistía en hacer acciones de guerra sucia y operaciones psicológicas como la propaganda negra y los rumores. El todo lado oscuro de la política que nadie sabe que existe, pero todo el mundo puede ver”, dice.

Además, cada trabajo terminaba con una secuencia de destrucción específica. Todo era hecho por un grupo rotativo de gente de entre 7 y 15 hackers, que trabajaban desde un par de días hasta por varios meses, dependiendo de la necesidad.

Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso - Imagen 3

Entre las labores que más recuerda está una en Venezuela. Cuando Chávez murió y se dio la activación de una elección de emergencia, ganada por Nicolás Maduro. El día antes de que Maduro se adjudicara la victoria, Sepúlveda hackeó su cuenta de Twitter y publicó acusaciones de fraude electoral.

Pero todo esto tuvo consecuencias. Ahora cumple 10 años de prisión por cargos que incluyen el uso de software malicioso, violación de los datos personales y espionaje relacionado con la piratería durante las elecciones presidenciales de Colombia de 2014.

Ha accedido a contar su historia completa por primera vez, con la esperanza de convencer al público de que está rehabilitado y de recolectar ayuda para pedir una sentencia reducida. “No hago cosas ilegales en absoluto. Hay campañas negativas. Si no les gusta, está bien. Pero si es legal, voy a hacerlo. No soy un santo, pero no soy un criminal”, se justifica.

Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso - Imagen 4

Además, si bien la política de Sepúlveda era destruir todos los datos en la terminación de un trabajo, dejó algunos documentos con los miembros de su equipo de hackers y otros terceros de confianza como una especie de ‘póliza de seguros’.

Respecto a su trabajo, Sepúlveda dice que le ofrecieron varios proyectos políticos en España, que él dice que rechazó porque estaba demasiado ocupado. Sobre la cuestión de si la campaña presidencial de EE.UU. está siendo manipulada, responde contundente: “Estoy 100 por ciento seguro de que sí”.

De hecho, él señala que durante décadas las elecciones fueron manipuladas de América Latina, pero los métodos eran otros. La campaña moderna, funciona de otra manera. “Cuando me di cuenta de que la gente cree lo que Internet dice que más que a la realidad, descubrí que tenía el poder de hacer creer casi cualquier cosa”, explica.

Hackeó elecciones en Latinoamérica y ahora desenmascara la corrupción paso a paso - Imagen 5

Ahora busca escapar de su pasado y de la condena horrorosa a la que lo someten. Porque no sólo está preso sino constantemente amenazado de muerte. Muchas veces intentaron agredirlo en la cárcel, y actualmente duerme con una manta y un chaleco antibalas detrás de una gruesa puerta blindada. Cada hora los guardias revisan que esté bien.

Como parte de su acuerdo con la Fiscalía, dice que se ha convertido en testigo del gobierno, ayudando a los investigadores a evaluar los posibles casos contra el ex candidato de Colombia a presidente, Óscar Zuluaga, el último al que ayudó antes de caer preso. Además, trabaja en un programa para contrarrestar el tipo de sabotaje en el que solía especializarse.

Pese a todo, en él no hay errepentimiento. “Trabajé con presidentes, figuras públicas con gran poder e hice muchas cosas con absolutamente ninguna queja porque lo hice con plena convicción y bajo un objetivo claro: poner fin a la dictadura y los gobiernos socialistas en América Latina”, sostiene.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,