2018-03-16T18:06:00-03:00

Mantener una actitud body positive todo el tiempo es muy difícil pero gracias a este cambio de paradigma de empoderamiento cada vez estamos más cerca de que las nuevas generaciones se sientan mucho más seguras de sí mismas. Pero, ¿qué hay de las generaciones anteriores? Ellos nacieron, crecieron y envejecieron con otros parámetros de belleza, donde la delgadez es premiada y la gordura es sinónimo de fracaso.

Qué es Fat Shaming y cómo contestarle a esos familiares que dicen que estás gord@ - Imagen

A excepción de aquellas tiernas abuelitas que siempre nos ven [email protected] y nos ofrecen comida a cada momento, la realidad es que es muy normal que dentro de las relaciones familiares se nos ponga en cuestionamiento nuestro tipo de cuerpo, si ganamos o perdemos peso, si la ropa que usamos es adecuada o estamos demasiado [email protected] para ponernos esa remera, si se nos marcan los rollos o lo muy delgada que está tu prima y que vos deberías seguir su ejemplo.

Supongo que se te deben haber venido a la cabeza un par de frases más. Por eso, te damos este manual de respuestas para que esas viejas generaciones aprendan a respetar el cuerpo del otro, para que no te afecten esos comentarios horribles y, de paso, para que le cierres la boca a más de uno.

1. Explicá por qué ese comentario “inocente” te lastima

Marcar los límites desde el comienzo es lo más sano. Dejar en claro que esos comentarios no te hacen sentir bien y que afectan tu autoestima. Se supone que en este tipo de relaciones donde prevalece el amor y la confianza, explicar cómo te hace sentir esa situación hará que la otra persona reflexione sobre su comportamiento y no vuelva a hacerlo, basándonos en el afecto existente entre ambos.

2. No tengas miedo en re-educarlos

Hablá abiertamente sobre body positive y que cada cuerpo es diferente. Afirmar que te sentís [email protected] de tu cuerpo y que “esos defectos” que tanto les molestan al resto para vos no son un problema. Una respuesta contundente es la mejor forma de cerrar el tema: “Me gusta mi cuerpo tal como es, incluso si a vos no. Soy feliz siendo quien soy y la realidad es que tu opinión mucho no me importa”.

3. Tratá de entenderlos y teneles paciencia

Cuando nos hacen un comentario lastimoso sobre nuestra apariencia, tratá de detenerte antes de reaccionar y reflexioná cómo fue el proceso mental y cultural para que la otra persona traslade hacia vos, toda esa propia negatividad que tiene hacia su cuerpo. No es algo personal, simplemente tiene internalizado una forma de concebir el cuerpo que ya no va con los tiempos que corren. Recordá cuánto querés a esa persona aunque no estés de acuerdo al 100% en su manera de ver el mundo.

4. Usá el bendito sarcasmo

Un recurso para usar con moderación y a criterio. Aunque podemos caer en la tentación de usarlo todo el tiempo, solo usalo en ciertas ocasiones. No queremos que este tema tan sensible se vuelva agresivo, pero un comentario acertado puede que haga recapacitar a la otra persona o simplemente, que quiera tragarse sus palabras ofensivas. A una frase como: ¿Estás más [email protected]? responder ¿y vos más [email protected]? O un “gracias por notarlo, no sabés todo lo que tuve que comer para que vos te dieras cuenta, me alegro que te encante mi nueva imagen”.

5. Ignorá

Algunas veces es mejor no responder. El dar una respuesta en algunas ocasiones solo alimenta una discusión sin sentido, donde la otra parte solo se divierte mientras que a vos te lastiman. Si ves que es de esa clase, solo ignora, alejate y hacé de cuenta que no existe. Si sentís que no podés sostener la situación, andá a una habitación y llorá, desahogate, habla con alguien que te comprenda y refugiate en esas personas que de verdad te aprecian. Recordá siempre que sos fuerte y [email protected], sin importar lo que otros digan.

VER MÁS: Movimiento ‘body positive’: 5 cuentas de Instagram que te ayudarán a aceptarte como sos