Según la ciencia, tratamos peor a aquellos que más queremos

¿Es normal que discutamos más con aquellos que nos quieren? Sí y por esta razón.

Según la ciencia, tratamos peor a aquellos que más queremos

enero 22nd, 2018

A quien no le pasó que llevamos a casa los problemas de la oficina y terminamos teniendo una fuerte discusión con alguien que poco tenía que ver con lo que nos estaba pasando internamente. Es más común de lo que pensamos. Este comportamiento tiene explicación y acá te contamos por qué.

Según la ciencia, tratamos peor a aquellos que más queremos - Imagen 1

“Quien bien te quiere te hará llorar”, podría resumir la clave de esta cuestión. En medio de una acalorada discusión es bastante frecuente que disparemos los dardos más venenosos contra aquellos que más nos aman porque, consciente o inconscientemente, sabemos que ellos nos perdonarían casi cualquier cosa. A pesar de que luego nos invada la culpa por este horrible comportamiento, lo más probable es que esto vuelva a suceder.

Entonces, nos preguntamos… ¿Por qué lo seguimos haciendo, pese a la culpa?

Algunos psicólogos opinan que una persona emocionalmente sana o con suficiente autoestima no debería tener esta conducta. Tendría que tener otros recursos para sacar su enojo sin lastimar a nadie, mucho menos a un ser querido. Según estas teorías una solución para romper este patrón de comportamiento sería reforzar el amor propio y reconocer que las conductas negativas hacia las personas queridas son una manifestación del odio que uno siente hacia sí mismo y que lo hace ser cruel con personas importantes y queridas. Este comportamiento es aprendido dentro del seno de la familia y se suele transmitir de generación en generación. ¡Para reflexionar!

Según la ciencia, tratamos peor a aquellos que más queremos - Imagen 2

La necesidad de que alguien cargue con la culpa de nuestras frustraciones

Cuando algo no nos ha salido bien nos tranquiliza identificar un culpable que nos haga sentir menos responsable de nuestros errores. No importa que esa persona a que atacamos no tenga nada que ver con el asunto. Lo más fácil es quien está más cerca, si además damos por sentado su amor y su lealtad ni siquiera tendremos temor a que nos abandone en nuestro delirio. Creemos que esa persona siempre estará ahí, y sobre todo, siempre estará dispuesta a perdonar.

Según la ciencia, tratamos peor a aquellos que más queremos - Imagen 3

Toda esa ira que no hemos sido capaces de exteriorizar donde debíamos (es decir en el sitio o con la persona con la que tenemos el conflicto) termina en la persona equivocada. Pero es injusto, y además no va a solucionar el problema solo creará uno nuevo con alguien más.

Pensar que “esa” persona es incondicional y estará siempre para nosotros

Este es un sentimiento peligroso porque demuestra que del otro lado no hay una persona digna, con necesidades emocionales, capaz de aguantar todos nuestros ataques. El exceso de seguridad y confianza explica que tengamos más cuidado en cómo le decimos las cosas a un compañero de trabajo, o a un desconocido, que a nuestra pareja o a nuestra mejor amiga.

Según la ciencia, tratamos peor a aquellos que más queremos - Imagen 4

¿Cómo romper este patrón de comportamiento?

Lo ideal es respirar e intentar reflexionar. Identificá la parte de responsabilidad que tenés en lo que te está molestando y asumila. Después de tener esta parte clara, lo siguiente es descargar nuestra ira de un manera productiva. Quizás yendo al gym o salir a correr por media hora. Hacer boxeo también es una gran opción para descargar toda esa carga negativa.

¡Lo que NO deberías hacer!

No te metas ni en Twitter ni salgas a contestar mensajes de grupos de familia o de amigos. Controlá tus impulsos de atacar a otros y pensá, antes de actuar, en los sentimientos de la otra persona que te quiere bien. ¿De verdad querés lastimar a aquel que te ama tanto?

VER MÁS: 10 películas románticas que no sabían que estaban en Netflix

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,