2019-02-02T11:04:58-03:00

El coqueto pueblo de Rittersbach, ubicado a 40 minutos en auto de la ciudad de Nüremberg, Alemania, tiene el primer hotel dedicado a la salchicha. El embutido está en el menú pero también en el jabón de la ducha, en las almohadas y en las paredes. ¡Mirá las fotos!

El primer hotel dedicado a la salchicha está en Alemania - Imagen

Un empresario de la zona abrió el Bratwursthotel el pasado septiembre y ya cautivó la atención de los visitantes que se van muy satisfechos del lugar. El establecimiento cuenta con siete habitaciones y dos espacios de conferencias para los amantes de las salchichas y turistas en busca de especialidades locales.

El primer hotel dedicado a la salchicha está en Alemania - Imagen 1

Detrás de la excéntrica idea del charcutero-hostelero hay un intento de mantener con vida la carnicería-charcutería local, una institución símbolo del “Mittelstand”, la red de pequeñas y medianas empresas que dieron fama a la economía alemana.

El primer hotel dedicado a la salchicha está en Alemania - Imagen 2

“Quiero mostrar que las tiendas de los pequeños artesanos como la mía pueden sobrevivir cuando se tienen ideas inteligentes”, explica Claus Böbel, empresario de 48 años. “Además, me gusta la vida en el campo y más que irme, quiero atraer a los clientes aquí, a Rittersbach”, agrega.

El primer hotel dedicado a la salchicha está en Alemania - Imagen 3

Si bien los alemanes tienen fama de ser grandes consumidores de carne, sus hábitos alimentarios cambiaron y el consumo de ese producto cayó un 8% desde 1991.

El primer hotel dedicado a la salchicha está en Alemania - Imagen 4

Para Jörg Ruckriegel, de la oficina de turismo local, el hotel de la salchicha permite invertir la tendencia. “Los pequeños carniceros-charcuteros que siguen fabricando sus productos constituyen una gran parte del patrimonio local”, opina.

El primer hotel dedicado a la salchicha está en Alemania - Imagen 5

“Esto ha dado a conocer a nuestro pequeño pueblo, viene gente de todo el mundo”, apunta Stephanie Volker, una farmacéutica de 30 años, que se pasa por la charcutería durante su pausa para la comida.

“La salchicha es lo que más famosos nos ha hecho a los alemanes, junto con la cerveza”, afirma. “Si eso es lo que buscan los turistas, ¿por qué no dárselo?”, cerró.

AFP