2018-12-03T17:41:13-03:00

Por: Bárbara Simeoni

Ir con amigas a Nueva York es un sueño cumplido, por muchas cosas: primero, porque estás en uno de los lugares que más conoces, al menos por tus películas favoritas. Segundo, porque la energía de una de las ciudades más importantes del mundo es única. Tercero, perderte por sus calles sin horarios ni presiones hace que te sientas más residente que turista.

Pero vamos despacio: si sos de las que prefiere evitar los museos y los lugares típicos, te dejo 4 tips de alguien que quedó fascinada de esta ciudad en otoño, pero también, de el hecho de ir con amigas.

1- Conocer los mejores rooftops

Ver la ciudad de noche es muy diferente que caminarla de día. Sus edificios, los grandes protagonistas de la noche, alumbran la oscuridad neoyorkina como estrellas que hipnotizan. Pero no hay nada mejor que contemplarlo a la misma altura: subiendo unos 100 pisos, tomar algo en un rooftop -en lo más alto de un edificio- es algo que no podés dejar pasar.

Lejos del MET: qué hacer con amigas en Nueva York cuando tenés menos de 30 - Imagen

Lejos del MET: qué hacer con amigas en Nueva York cuando tenés menos de 30 - Imagen 1

Dejo dos recomendaciones, de diferentes estilos: por un lado, The blue room, un edificio que pasa desapercibido porque parece un hotel, pero que una vez dentro te sentís en la Nueva York de los 50: ubicado en Brooklyn, el barrio bohemio, presenta tragos especiales, comida sofisticada y música tranquila, mientras tenés de fondo a los edificios alumbrando de noche. Dato de color: se suelen hacer eventos con famosos en su hall.

Lejos del MET: qué hacer con amigas en Nueva York cuando tenés menos de 30 - Imagen 2

Si sos de las que prefiere la música fuerte, bailar, tragos más clásicos y comida menos exquisita tu rooftop es el 230 Fifth. Mucho más grande que el ubicado en Brooklyn, consta de mesas tanto afuera como dentro y es una verdadera fiesta: a eso de las 10 de la noche, algunas mesas se corren y el DJ pasa música electrónica, pero también reggaetón. Eso sí, si sos de las friolentas y preferís estar afuera igual, el lugar te da batas para que todos disfruten por igual del paisaje exterior.

2- Perderte escuchando jazz

Una de las actividades que más disfrutamos hacer. Escuchar jazz en Nueva York es teletransportarte a la década del 60 y a cientos de películas que están ambientadas por este estilo de música.

Nosotras no queríamos ir a los lugares típicos, queríamos perdernos en algún barrio en particular y encontrar un lugarcito de esos que logran captar la mística neoyorkina. Y lo logramos: Smalls Jazz Club. Ubicado en un pictórico barrio llamado Greenwich Village, este lugar ofrece largas sesiones de jazz con la posibilidad de tomar algún trago exclusivo. El consejo es ir tipo 7 de la tarde, porque se llena tan rápido que no te quedará otra que ver todo parada.

La entrada, que cuesta 20 dólares, incluye seguir viendo jazz en otro de los lugares cercanos a la zona, justo cuando los músicos de Smalls se toman un break. Este segundo bar de llama Mezzrow y queda a unas pocas cuadras. El estilo es mucho más serio y sofisticado, incluso, sus músicos, suelen ser más serios y poco descontracturados. Jazz para todos los gustos.

3- Un paseo por el Central Park en bici

Recomiendo ampliamente dedicarle un día entero al Central Park. Es casi el único lugar natural de todo Nueva York y vale la pena oxigenar los pulmones disfrutando del aire libre de este inmenso lugar.

Para recorrerlo, nosotras optamos hacer un mediodía de picnic y subirnos a unas bicicletas conociendo cada recoveco. Muchos utilizan las que te ofrece la misma ciudad: bicicletas que alquilás, pero que tenés que devolver cada 30 minutos en alguna estación de bicis. Nosotras prefirimos olvidarnos de los horarios y alquilamos bicis por 4 horas, en un lugar llamado Blazing Saddles Bike Rentals & Tours.

Lejos del MET: qué hacer con amigas en Nueva York cuando tenés menos de 30 - Imagen 3
Lejos del MET: qué hacer con amigas en Nueva York cuando tenés menos de 30 - Imagen 4

Ir en otoño y conocer el Central Park es disfrutar de los magníficos colores de las copas de los árboles, sin sentir el frío clásico que en invierno aparece. Las temperaturas nos ayudaron a poder andar en bici sin problema: yendo en noviembre, tuvimos una temperatura promedio de 16 grados.

Lejos del MET: qué hacer con amigas en Nueva York cuando tenés menos de 30 - Imagen 5

4- Comer, comer y comer

Con mis amigas teníamos como meta disfrutar de la comida. Todas somos fanáticas de las pastas así que no fue difícil encontrar varios lugares acorde para sacarnos nuestras ganas de la comida italiana.

Si estás por la zona del Time Square, aconsejo plenamente alejarse un poco de lo céntrico -que no suele ofrecer buena comida y los precios son elevados- para poder disfrutar de Bea, un restaurante que ofrece tragos de autor, pero también una de las mejores comidas: los macarrones con abundante queso. No te vas a arrepentir.

También recomiendo ir en Little Italy a Che Café, un pequeño restó bien a la italiana que tiene entre sus cuadros la figura de Maradona. El plato que más me gustó fue el de los fideos con pesto. Pese a que suene sencillo, es una delicia.

Por último, Caccio e peppe es un restuarante más serio, para ir con pareja, pero no se le puede escapar a los fideos que se funden en queso en una auténtica horma de queso. Este tradicional plato se llama como la casa: Caccio e peppe.

VER MÁS: 8 destinos para viajar en 2019 que te van a hacer hipotecar la casa