2018-10-15T11:28:34-03:00

Jaleesa Jackson y Chiedozie Uwandu decidieron dejar la rutina de lado por un momento y tomarse unas vacaciones en el sur de California, Estados Unidos, y alquilaron una casa a través de Airbnb, la plataforma digital para conseguir habitaciones en distintas partes del mundo. Sin embargo, nada de lo planeado se pudo llevar a cabo y terminó siendo una pesadilla.

Alquilaron una casa y pasaron las peores vacaciones de su vida - Imagen

La pareja decidió rentar una pequeña casa cerca de la playa calificada como “super host” (una estrella que da la página a quienes son buenos anfitriones, según los usuarios) y podes olvidarse por unos días de sus trabajos pero la primera noche empezó la pesadilla.

Después de estar todo el día recorriendo distintos lugares y llegar hasta la noche para cenar, los chicos se fueron a dormir hasta que a las 5.30 escucharon golpes en la puerta y se levantaron por los ruidos. Al despertar y arrimarse a la entrada, Jaleesa y Chiedozie se dieron cuenta que era el dueño de la propiedad el que quería entrar pero se fue sin poder hacerlo.

Alquilaron una casa y pasaron las peores vacaciones de su vida - Imagen 1

Al día siguiente, la tortura continuó. A las dos de la madrugada los novios escucharon ruidos en el living y cuando se levantaron encontraron a un hombre que rompía la ventana para ingresar a la unidad. Llevaba un buzo gris y tenía la capucha puesta. Entre tantos forcejeos, llegó la Policía, quienes indicaron que era el “anfitrión” y este terminó preso.

Aunque lo peor llegó algunos minutos después cuando se presentó la verdadera dueña de la propiedad. ¿Qué pasó? El supuesto anfitrión se hizo pasar por la otra persona y lo alquilaba a la vez que lo publicaba en la página.

Alquilaron una casa y pasaron las peores vacaciones de su vida - Imagen 2

Finalmente, los novios pidieron un resarcimiento a la plataforma por los daños hechos y no poder disfrutar de la estadía. Si bien querían cinco mil dólares, Airbnb les dio 2.500 y les ofreció cinco sesiones de terapia, según el diario The Boston Globe.