2019-07-11T17:09:59-03:00

Las grabaciones que el Asistente de Google recopila, tanto de los smartphones como de los altavoces inteligentes Google Home o Nest, son escuchadas y analizadas por humanos, según admiten empleados de una empresa subcontratada por Google.

El objetivo es mejorar el motor de búsqueda y lo se analiza no es lo que se dice, sino cómo se dice. De esta manera ayudan a la tecnología de reconocimiento de voz a entender entonación, acentos u otros fenómenos que pudiesen entorpecer las identificación de los comandos de voz.

Lo más preocupante de esto es que se graban conversaciones privadas sin autorización humana. Según el informe de VRT, los empleados dedicados a oír las grabaciones han escuchado diálogos privados, familiares, profesionales e incluso íntimos.

El descargo de Google

La empresa de Silicon Valley admitió contar con expertos lingüísticos para analizar las grabaciones del Asistente para aumentar la velocidad del reconocimiento de voz. Sin embargo, sostuvo que “las grabaciones son anónimas y solo suponen un 0,2% de todos los fragmentos de audio recopilados”, y que “este trabajo es de crucial importancia para desarrollar tecnologías en las que se basan productos como el Asistente de Google”.

Además, planean iniciar una investigación para determinar quien a violado las políticas de privacidad y filtrar audios confidenciales.

VER MÁS: Google Maps avisará cuánto falta para que pase el colectivo