2019-02-01T12:47:28-03:00

Mediante el aprendizaje de máquinas y un hardware sensorial, un profesor de ingeniería mecánica y miembros del laboratorio del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), desarrollaron un robot que ha aprendido a jugar al Jenga®.

Un robot para la vida cotidiana

El robot consiste en un brazo con un sensor de fuerza en su muñeca y un manipulador de dos puntas. Observa a través de una cámara entrenada para mover cada pieza según cuán floja esté cada una.

Luego de jugar, la máquina sabrá cómo se vieron y sintieron todos los intentos por sacar las ficha. Cada ocasión en que evite que la torre se tuerza o derrumbe, le dará la capacidad de combinar la vista y el tacto para otra ocasión de la vida cotidiana.

El objetivo es que en un futuro esta tecnología pueda ser utilizada para la fabricación de líneas de montaje.