2018-03-14T16:02:40-03:00

Temporada tras temporada, estamos acostumbrados a desechar prendas e incorporar las últimas tendencias a nuestro guardarropas. Acumulamos una considerable cantidad de ropa cada año, que luego tiramos.

Cuánto le cuesta al planeta las prendas que usamos - Imagen

Es el concepto de esa “moda rápida”, efímera, que nos vuelve locas al comienzo de cada nueva época del año. Pero, muy pocas veces nos detenemos a pensar cuánta agua, energía y recursos se necesitaron para producir una simple remera de algodón. Y los números nos asustan.

Para producir sólo una remera de algodón se consumieron unos 2.700 litros de agua, además de que se necesitó una gran cantidad de energía para llevarla desde los campos de algodón hasta tus manos. Si comparamos la cantidad de agua que requiere para producir un pantalón de denim, la cifra aumenta a 11.800 litros.

Una prenda lleva un proceso que no visualizamos pero que debemos empezar a ser conscientes de que existe: la ocupación de tierra necesaria para el cultivo de la planta, el agua para su riego, los agroquímicos empleados, la energía utilizada en su transporte, el uso de tinturas y otros químicos.

Cuánto le cuesta al planeta las prendas que usamos - Imagen 1

Sin hablar de los recursos humanos que son empleados en su proceso productivo, donde los trabajadores son explotados en condiciones infrahumanas. Lo vimos en el derrumbe del edificio Rana en Bangladesh que se cobró la vida de más de 1000 trabajadores textiles en 2013, que dejó al descubierto el lado oscuro de la moda.

Una industria textil poderosa y cruel, que es despiadadamente consumista, pero que, seamos sinceros, no tienen el 100% de la culpa. Sino que por el contrario, somos aquellos que “compramos” ese concepto los que alimentamos este círculo vicioso de consumismo.

Cuánto le cuesta al planeta las prendas que usamos - Imagen 2

Entonces… ¿Qué podemos hacer para contrarrestar estos efectos?

– Lavar las prendas sólo cuando sea necesario.

– Utilizar lavarropas eficientes (clase A).

– Lavar con un programa en frío.

– Secar al sol y al aire libre (no secarropas).

– Evitar el planchado en las prendas que no lo necesiten.

– Alargar la vida útil de la prenda.

– Consumir prendas usadas, reutilizar las que ya tenemos, modificarlas o intercambiarlas con familia y amigos.

Darnos cuenta de los costos reales que se esconden detrás de las últimas tendencias y aprender a cuidar nuestro planeta, eso también debemos ponerlo de moda.

VER MÁS: 7 prendas en las que deberías invertir este invierno