2019-03-15T17:41:31-03:00

Por Agustina García 

Hay espacios que históricamente fueron integrados por hombres. Los bares son uno de ellos. Karen Borensztein siempre lo supo y por eso decidió hacer algo para enfrentarlo. Hoy es la fundadora de “Comunidad de Mujeres Cerveceras”, asociación que reúne a mujeres amantes de la cerveza que se sienten poco y mal representadas en los bares y en las publicidades de las marcas más reconocidas. De cara al día de San Patricio, Karen habla de los progresos y planes del proyecto.

Karen Borensztein tiene 29 años y es licenciada en Psicología. Desde hace mucho tiempo que los comerciales de cerveza y el lugar en el que sitúan a la mujer le hacen ruido. En el 2017 encontró la manera de combatirlo desde su lugar y a partir de ahí, su proyecto no paró de crecer.

La “Comunidad de Mujeres Cerveceras” es exactamente eso. Jóvenes y adultas que quieren visibilizar que les gusta tanto tomar cerveza y pasar el rato en bares como a los hombres. ¿Por qué razón vieron necesario asociarse? Sucede que no se sienten representadas por las publicidades de bebidas alcohólicas, en caso de que alguna mujer aparezca en ellas.

Como si de comerciales de autos se tratara, Karen sostiene que las publicidades de cerveza también parecen destinadas y protagonizadas exclusivamente por y para hombres. Su ojo crítico propio de una psicóloga supo registrarlo. “Me di cuenta que la publicidad masiva de cervezas no nos representaba y si había una mujer no contaba la realidad de lo que es una cervecera: no ves a una chica tomando cerveza sin los sesgos de género con los que suelen caracterizarnos”, explica Karen.  “Trabajo en Comunicación y ante la digitalización se necesita herramientas. Por eso llegué a Digital House, donde tenes que tener un proyecto para poder aplicar lo que aprendes. Allí estaba con dos chicas y habían pesado hacer algo relacionado con cocteleria. Yo no entendía nada, lo mío eran los bares. Un día fuimos a un after en San Telmo y ahí surgió todo, cayó la idea: el tema era la birra. Comencé a ver publicidades nacionales e internacionales y entendí que el machismo pasa en todos lados”, cuenta.

Ante este panorama, Karen no sabía cómo encarar el proyecto. Sin embargo, las ganas de hacerlo estaban intactas. “Comenzamos con las redes pero los encuentros fueron claves para que todo comience a tomar forma – relata Karen y agrega – El primero fue de amigas curiosas y motivadas por la idea y nuestro entusiasmo. Todo lo que pasaba lo fuimos subiendo y vimos que gustaba. A medida que subimos el material, se fue sumando gente a nuestros encuentros. Y de a poco, se coparon con el proyecto: hasta tenemos una remera. Ahora los encuentros son una vez por mes”, concluye.

Borensztein admite que, en los comienzos, le tenía un poco de temor a una reunión de tantas mujeres y muchas de ellas, desconocidas. “Se debe a que también estoy atravesada por el patriarcado y no nací feminista. Pero realmente me sorprendió lo que pasa y tratamos de comunicarlo de la forma más transparente posible”, recalca.

Comunidad de Mujeres Cerveceras: el sabor de encontrarse para derribar los estigmas - Imagen 1

¿Cómo te sumergiste en el mundo de la cerveza?

Siempre fui cervecera y de los bares. Para mí, es mi lugar para compartir con amigos. Ni bien comencé con el proyecto, conocer sobre la cerveza fue un camino de ida: me apasioné. Ahora quiero contar la realidad y creo que para eso hay que visibilizar las historias de las cerveceras, sommeliers, productoras, consumidoras. Todas. Es realmente difícil que una mujer pueda trabajar en la parte de producción de una cerveza artesanal. Generalmente ocupan lugares en el laboratorio porque la inserción es compleja.

¿De qué se tratan los encuentros que realiza la Comunidad una vez por mes en cualquier bar?

Hacemos encuentros en bares para apropiar esos espacios. Comenzamos con una prueba y funcionó bien. El objetivo de las reuniones es difundir lo que hacemos ya que nuestro fin principal es visibilizar a las mujeres en el mundo de la cerveza y contar sus historias. Todas tienen algo distinto para decir, muchas de ellas vienen de la industria. Son chicas de todas las provincias e incluso de otros países: Chile, Brasil. Nos hablamos con mujeres cerveceras de Latinoamérica. La idea es que se siga sumando gente, visibilizarlas, difundir información y para eso, los encuentros son claves para nosotras.

En el presente con proyectos a futuro: ¿cuáles son los principales objetivos?

La Comunidad autofinanciada surgió en 2017 y aspira a un futuro prometedor. En sus redes sociales cuentan con más de siete mil seguidores. Algunos de los objetivos que tienen son: realizar catas, talleres, encuentros y tener su propia cerveza. “También  estamos hablando con defensoría para poder crear un protocolo que se pueda implementar en los bares respecto a la violencia de género – afirma Karen y agrega – seguiremos brindando visibilidad y herramientas a las cerveceras de las provincias de acuerdo a la realidad y necesidades de cada una. En ese sentido estamos trabajando con comunidades preexistentes como la de México. Además, nos asesoramos con organizaciones como publicitarias.org o media chicas”.

Si bien la próxima reunión de cocción de cerveza está pautada para el 4 de abril, seguramente en alusión a San Patricio harán alguna mención especial. Ese día, como siempre y más que nunca, querrán asentar que las mujeres también pueden ser apasionadas y especialistas por la cerveza, los bares y la excusa de encuentro que arrastran.

“La comunidad se trata de visibilizar las mujeres cerveceras porque si las grandes marcas no las muestran, parece que no están. Nosotras queremos empezar a construir esos relatos e imágenes para que seamos muchas más y se acerque a la realidad: las mujeres vamos a los bares”, resume Karen.

“Brindo por las mujeres que derrochan simpatía…” diría Andrés Calamaro. De vez en mes, ellas levantan el porrón y brindar para y con ellas.

Lugares comunes y desigualdad: ¿cuáles fueron las publicidades que más le impactaron a Karen y la motivaron a comenzar con el proyecto?

“Guerra de los sexos” – Publicidad de Quilmes

Se estrenó hace siete años y aún hoy es muy popular. Muestra a los hombres y a las mujeres divididos en dos bandos motivados por las diferencias que pueden surgir en la convivencia. “Es original y creativa pero para mal: hay mucho estereotipo y no está buena la forma en la que vinculan a los hombres y mujeres”, aclara Karen.

“Comparte” – Cerveza Guinness

Este comercial tiene más de una década. Es grotesco y vulgar por muchos motivos pero, por sobre todas las cosas, cosifica a la mujer y la rebaja a un objeto sexual. En el comercial se observa la espalda de una mujer balanceándose mientras algunos hombres toman y apoyan sobre ella una cerveza. El objetivo es mostrar que es bueno compartir entre amigos. “No hay palabras para hablar de este comercial, para mi es terrible”, remata Karen.

Sin ir más lejos, el pasado primero de marzo la Cámara de Cerveceros Artesanales presentó un spot donde predominan los hombres. “Las mujeres no son protagonistas, solo aparecen en un paneo”, cierra Karen.