martes 27 de septiembre 2022

La CorteIDH condenó a El Salvador por el caso “Manuela”, una mujer criminalizada por una emergencia obstétrica

3 de diciembre de 2021 - 18:50

La Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió la sentencia en el Caso Manuela y otros Vs. El Salvador, en la cual determinó que el Estado es responsable por la detención, condena y muerte de una mujer que sufrió una emergencia obstétrica.

Manuela era una mujer analfabeta, de escasos recursos económicos y vivía en la zona rural junto a su familia.  Era madre de dos hijos, de 7 y 9 años, y estaba embarazada. El 27 de febrero de 2008, sufrió una emergencia obstétrica y fue atendida en el Hospital de San Francisco Gotera. El personal del hospital asumió que había cometido un aborto y la denunció.

El 11 de agosto de 2008 un Tribunal condenó a Manuela a 30 años de prisión por homicidio agravado.

Dentro de la cárcel, Manuela fue diagnosticada con linfoma de Hodgkin pero no fue tratado debidamente, por lo que falleció el 30 de abril de 2010.

El fallo

La Corte señaló que desde que entró en vigencia la penalización absoluta del aborto en El Salvador, se ha criminalizado a mujeres que han sufrido abortos espontáneos y otras emergencias obstétricas.  La mayoría de las mujeres procesadas responden a un mismo patrón: tienen escasos o nulos ingresos económicos, provienen de zonas rurales o urbanas marginales y tienen baja escolaridad.

Además, se sentencia que el Tribunal asumió desde un primer momento la culpabilidad de Manuela, eludió determinar la verdad de lo sucedido y no se tuvo en cuenta los recursos que podrían haber cambiado el rumbo de la investigación. “Esta falta en la investigación se vio impulsada por prejuicios de los investigadores en contra de las mujeres. En este sentido, los prejuicios y estereotipos negativos de género afectaron la objetividad de los agentes encargados de las investigaciones, cerrando líneas posibles de investigación sobre las circunstancias fácticas” señala el informe, y agrega: “esta falta de motivación fue saldada con el uso de estereotipos de género e ideas preconcebidas y no con elementos de prueba. La Corte indicó que la aplicación de dichos estereotipos solo fue posible en razón de que Manuela era mujer, de escasos recursos económicos, analfabeta y que vivía en una zona rural”.

También, se indicó la falta por parte del personal médico de mantener bajo secreto profesional la situación de Manuela y que se priorizó la realización de la denuncia por un presunto delito por sobre el diagnóstico y tratamiento médico.

Asimismo, la Corte concluyó que la privación de libertad de Manuela impidió que recibiera la atención médica adecuada a la enfermedad que desarrolló, por lo que “su pena privativa de libertad se convirtió en una pena inhumana”. Estas omisiones en atención médica constituyeron además un incumplimiento del deber de garantizar el derecho a la vida de Manuela.

Por último, la sentencia contempló el padecimiento, sufrimiento y angustia que han vivido los familiares de Manuela, en detrimento de su integridad psíquica y moral, violando su derecho a la integridad personal.

En este sentido, la Corte exigió al Estado salvadoreño diversas medidas de reparación.

Te Puede Interesar