2020-03-04T11:49:01-03:00

Por: Iván Mónaco

El seleccionado argentino de fútbol femenino Sub-20 se encuentra en tierras sanjuaninas con la idea de hacer un buen torneo para lograr una de las plazas al Mundial que se realizará en Costa Rica – Panamá 2020. En el elenco dirigido por Carlos Borello, una de las referentes que se prepara para disputar su último Sudamericano (por el límite de edad) es Milagros Otazú, con quien hablamos.

Argentina integrará el grupo A junto a Colombia, Venezuela, Bolivia y Ecuador, mientras que el B estará conformado por Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Perú.

Milagros Otazú: “Mi primer club fue sólo de varones y tuve que rogarle al técnico para jugar” - Imagen

En el último amistoso previo a la competencia, la jugadora de Racing Club fue titular y espera serlo en los próximos días. “Si bien ya participé en dos con la Sub 17 y en unos Juegos Odesur con la Sub 20, estar de nuevo y saber que son los últimos para mí es muy importante”, dijo.

Antes de subirse al avión que la trasladó a San Juan, Milagros habló sobre las desigualdades que hay en la disciplina en comparación con los hombres, lo importante que es el apoyo familiar para las jugadoras y qué se necesita para ganar un Mundial.

¿Quién es la referente del fútbol femenino que permitió mayor visibilización?

La revolucionaria es Maca Sánchez y nosotras estuvimos cerca para apoyarla con la causa, incentivando y también luchando por algo que soñamos siempre que es profesionalizar el fútbol. Luchamos por tener los mismos derechos que los hombres, queremos igualdad en el deporte.

¿Y por qué no ocurría esto?

Porque no nos daban la oportunidad de crear nuestros espacios, no tenían el interés y les demostramos (a quienes se encargan del fútbol profesional) que nosotras estamos a la altura de la competencia.

View this post on Instagram

Arranca una nueva semana con la 20! ???

A post shared by Milagros Otazú (@otazumili) on

¿Te discriminaron en algún momento por querer jugar a la pelota siendo mujer?

Sí, me sentí discriminada y creo que es algo por lo que pasamos todas las chicas que hoy jugamos. Tuvimos que romper barreras muy fuertes para estar donde hoy estamos paradas. Vengo de Misiones y es muy difícil decir que querés jugar al fútbol siendo mujer. Es más, mi primer club fue de varones y le tuve que insistir al técnico para que me dejara en el equipo.

¿Y quién te apoyó en lo momentos más difíciles?

Siempre me apoyó mi familia. A mis padres les planteé que quería jugar al fútbol y lo aceptaron. Si bien había jugado otros deportes, ninguno me gustaba como el fútbol. Hasta el día de hoy, mis padres siguen apoyándome en este deporte y lo viven a flor de piel igual que yo. 

En lo que decís se refleja la importancia del apoyo de los padres, ¿no?

Totalmente. Hay muchas chicas que quieren jugar al fútbol y no tienen el apoyo de sus padres. Eso es lo más importante porque, desde muy joven, es fundamental tener una palabra de aliento para poder superar todas las adversidades que de por sí ya existen alrededor del fútbol como si fuese un deporte exclusivo de los hombres.

¿Qué tiene que suceder para que el fútbol femenino continúe ganando derechos?

Que nos sigan abriendo los espacios, que nosotras podamos jugar en el mismo estadio de los hombres y demás cuestiones. No tiene que haber diferencia entre el fútbol masculino y el femenino. El fútbol es uno solo. El deporte es de todos, no hay deporte dependiendo el género.

¿Es posible que en un futuro cercano las transmisiones de fútbol femenino tengan la misma popularidad que la de hombres?

Se va a lograr que haya la misma popularidad en el fútbol femenino si continúan las transmisiones, la difusión en redes sociales y otras campañas que incentivan a las chicas a jugar al fútbol. 

¿Qué necesita la Selección argentina para ganar un Mundial?

El resultado es consecuencia del trabajo y para eso se necesita primero visibilizar el fútbol femenino.

Venís de Misiones, una provincia con una idiosincrasia distinta a la de Buenos Aires, ¿qué encontrás de distinto entre ambas ciudades?

En Misiones, hay una cultura machista muy arraigada y pone muchas trabas. Cada vez que viajo a mi provincia intento participar en las escuelitas de fútbol, juntarme con consejos de mujeres y poder incentivar el deporte. Además, la lucha que hacen por jugar al fútbol me remonta a mis primeros años y me hace recordar todo el camino que tuve que hacer para llegar donde estoy hoy.

¿Qué le dirías a una chica que quiere ser jugadora de fútbol?

Que los sueños están para cumplirse y nunca hay que bajar los brazos, lo imposible se puede hacer.

VER MÁS: Le escribió a Panini para que saque un álbum de fútbol femenino

Video relacionado: