2020-01-24T15:56:58-03:00

Un médico tocoginecólogo le negó la asistencia a una adolescente de 18 añospor pensar que había abortado previamente, en Tartagal, Salta. La joven presentaba un cuadro de salud grave: se estaba desangrando.

El episodio sucedió en el Hospital Juan Domingo Perón, en la ciudad norteña. Según el relato de la madre, a su hija la diagnosticó “de aborto”, por otra profesional del lugar, sin los exámenes correspondientes.

VER MÁS: Ley Brisa: en el 90% de los casos no se cumple

Video relacionado: jóvenes pro aborto legal reaccionan a argumentos anti aborto

El médico del hospital no la quiso atender porque pensó que se había practicado un aborto

La paciente no estaba embarazada y, en realidad, tenía otro problema de salud. “El doctor vino, le puso un gel a mi hija para hacerle una ecografía, empezó a gritar ‘tengo que esperar una hora, no se ve nada, tiene que tomar agua’ y se fue”, contó la madre de la joven.

“Me decía que la saque de ahí y la ponga en una silla. Yo le pedía por favor que atienda a mi hija que se estaba desangrando hace una hora. Le quise agarrar de la chaqueta, me pegó en el brazo, que puse porque si no me iba a pegar en la cara”, siguió.

“El doctor hizo abandono de persona, en ningún momento me preguntó desde qué hora estaba desangrándose mi hija, ni cómo se llamaba, cuántos años tenía, ni donde vivía, nada”.

“Mi hija me abrazaba y me decía ‘me muero’. Una no sabe si le va a salir viva o muerta del hospital. No le deseo a nadie lo que pasé esa noche, pensé que la perdía, yo creo que cualquier madre habría reaccionado de la misma forma”.

“Antes de que internen a mi hija, me decían que había tenido un aborto en el baño del hospital. Cuando le hicieron los análisis de embarazo dieron negativo. Entonces cambió el trato, le pusieron suero a mi hija“, concluyó.

Frente a este relato, se realizó la denuncia correspondiente por incumplimiento de deberes de funcionario público.

VER MÁS: Amalia Granata habló sobre el cordero arrojado desde un helicóptero y lo comparó con realizarse un aborto