2020-01-13T12:36:18-03:00

Una mujer denunció por abuso sexual a su expareja, ya que violaba a su hija, pero fue ella quien terminó en la cárcel. El hecho ocurrió en la provincia de Córdoba.

Flavia Saganías fue condenada a 23 años de prisión, según informó Infobae. Fue hallada culpable de instigar un ataque contra su expareja, Gabriel Fernández.

VER MÁS: Comenzó el juicio a Harvey Weinstein y la canción de Las Tesis estuvo presente

Video relacionado: ¿por qué los acusados de abuso eligen culpar a la víctima?

Denunció a su expareja por abusar de su hija, por Facebook, y terminó presa

Flavia denunció, en agosto de 2017, al hombre, porque su hija, de 8 años, se levantaba a la madrugada. Se despertaba gritando: “¡Qué asco! ¡No quiero!”

A su vez, Fernández tiene una orden de restricción en contra de Flavia, porque ya había antecedentes de violencia, dentro de la pareja.

A través de dibujos de su hija, se dio cuenta que el hombre abusaba sexualmente de la menor de edad. “Cuando volví yo tenía más miedo de que Fernández tome represalias. Él violaba la orden de restricción. Ahí fue cuando hice el famoso escrache”, dijo la denunciante.

Finalmente, ella dio a luz a mellizos, junto a Fernández, quien nunca reconoció su paternidad ni les dio su apellido.

Fue, en aquel momento, que realizó una publicación en Facebook, denunciándolo: “Este abusador de niños, denunciado en la fiscalía de Cosquín, sigue suelto. Un violador más que sigue libre entre nuestros niños. Se llama Gabriel Fernández y vive en calle Pampa al fondo. Por favor difundir. Cuidémonos entre nosotros ya que la justicia no hace nada”.

El hermano de Flavia, Emiliano Saganías, tras el posteo viral, fue a la casa del denunciado por abuso sexual y se peleó violentamente con Fernández.

Frente a esto, la justicia cordobesa sostuvo que eso fue un caso de “justicia por mano propia, instigado por Flavia”.

Actualmente, ella se encuentra pidiendo su absolución, apoyada por el movimiento de mujeres y el colectivo feminista.

VER MÁS: Una manada violó a una chica de 15 años, grabaron el abuso y la amenazaron con viralizarlo