2019-12-04T09:16:23-03:00

Una mujer le comentó a su amante que estaba embarazada y este la mató. Luego, amigas de la víctima agregaron que ella le había pedido tres mil euros para pagar las consultas médicas, ya que se trataba de un embarazo de riesgo. El hecho ocurrió en Italia.

Al recibir la noticia, Antonio Borgia, de 51 años, planificó un encuentro para apuñalar a Ana María Lacramioara De Piazza. La llevó en su camioneta a las afueras del pueblo con la excusa de tener un encuentro sexual y la acuchilló varias veces en el vientre.

Finalmente, le cortó la garganta, envolvió el cuerpo en sábanas y se deshizo de él en un campo cercano. Luego, lavó la camioneta y continuó con su rutina como si nada hubiese pasado.

Algunas horas más tardes, la Policía recibió el alerta de dos testigos que se encontraban en el lugar donde cometió el femicidio. Uno de ellos dijo que vio cómo la víctima corría cerca de una camioneta mientras un hombre la perseguía con los pantalones bajos y un cuchillo en la mano.

Luego, los investigadores comprobaron sus dichos con la grabación de la cámara de seguridad de una casa cercana. “Amor, no me mates, estoy embarazada y te amo”, se escucha decir.

Ante las evidencias, Borgia confesó el femicidio aunque acusó a Ana María de haberlo extorsionado. “Me dijo que me arruinaría si no le daba el dinero que me pedía, pero yo le dije que tenía dificultades financieras”, declaró.

VER MÁS: Encontraron asesinado a un activista LGBT: fue apuñalado 60 veces