2019-11-27T18:09:23-03:00

Juan tiene 12 años, nació mujer y comenzó su tratamiento hormonal, detuvo su ciclo menstrual y el desarrollo de sus mamas en plena pubertad. Sin embargo, por faltantes hormonales en el hospital público que se atiende se vio obligado a detenerlo. Esta situación se repite y es la realidad de las infancias trans en Argentina ¿quién se ocupa de ello?

Uno de sus responsables de esto es Nahuel Vilariño, locutor, activista y coordinador en la Secretaría de Infancias y Adolescencias Trans, el cual es un espacio de la Asociación Argentina LGBT, con les secretaries Zulma Olmedo y Lissandro Cottone; Pablo De Cruz es quien se encarga de coordinar el área de salud. Su lugar de trabajo es en Casa Trans, sede de Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTA).

Atienden, contienen, apoyan y guían las consultas de los chicos trans, y sus respectivas familias. “Vienen familias de diferentes edades y no tienen idea de qué es lo que pasa. No saben qué hacer, qué camino seguir y nosotros de despejar dudas, de guiarles, de contenerlos, de acompañarlos, de ayudarlos y más”, asegura.

El equipo despeja dudas acerca de cómo tramitar el nuevo documento, cómo es la situación en su escuela particular, cómo son los proceso de hormonización y bloqueadores.

“Con la ley de identidad de género -ley pionera, fue la primera en Latinoamérica-, hay un montón de derechos, que, como no se aplica la ESI, por eso les chiques no tienen idea de lo que les pasa, muchas veces. Si aplicaran la ley de identidad de género al pie de la letra, no quedaría a nadie afuera”, agrega, Nahuel.

VER MÁS: El encargado de un boliche de la Costanera discriminó a una chica “por parecer hombre”

Video relacionado:cómo es ser chico trans

¿Cómo se ayuda a las infancias y adolescencias trans?

Desde el lugar de Nahuel y su equipo, enfatizan que el proceso de transición corresponde con el proceso de cada persona. “Los vamos guiando y con la idea de que esto es un camino muy personal de cada uno”.

“Cada persona trans vive su transición a su manera. Apelamos que la construcción sea lo más libre posible. Ser hombre es autopercibirse como hombre de la manera que vos sentís, seas alto o bajo, uses pollera o pantalón, te hormonices o no. Cada uno tiene que ser libre de poder representar su género, a su manera”, agrega.

Por ejemplo, hay algunos chicos trans que recurren a Casa Trans y, por ejemplo, quieren modificarse el género del DNI, pero no su nombre, porque les gusta. Desde su activismo, Nahuel explica que hay que educar qué significa la ley de identidad de género y que la autopercepción puede tener una definición diferente de una persona a otra.

En cuanto a los hospitales donde se pueden ir a tratar las personas trans, Nahuel y su equipo tienen una red de consultorios amigables. “Son espacios en los que hay profesionales que se molestaron en capacitarse y ellos sí están cumpliendo con la ley”.

“Nuestro trabajo, más que nada, es escuchar. No quieren sentirse solos ni solas. Necesitan encontrarse con otras personas trans o con otras familias que ya pasaron por eso”.

¿Quién se ocupa de un niño o niña que decide cambiar su identidad de género? - Imagen

Identidad de género: “La ley es una cosa y la realidad, otra”

Según la ley de identidad de género, que está vigente desde 2011, pero se viola continuamente, sostiene que con que una persona ya comunique cuál es su género autopercibido, con eso ya puede pedir un cambio de identidad en su documento.

“No importa qué dice el DNI, su físico y hay que respetar la identidad autopercibida, en cualquier ámbito administrativo. Acá es donde se encuentra el gran problema”, expresa Nahuel.

¿Esto qué quiere decir? Que aunque no tenga el documento, se debe respetar su nombre e identidad autopercibidas en el boletín, en el registro de la escuela, en la prepaga, en la lista del club y demás lugares. Por su parte, el trámite para realizar el cambio en el documento es totalmente gratuito.

Por más que haya una ley desde hace siete años, siguen habiendo trabas y obstáculos: desde faltantes de medicamentos, hasta médicos que se niegan a atender a los pacientes trans.

“Ha habido casos en los que hemos tenido que ir con nuestros abogades o les abogades de la Defensoría del Pueblo LGBT. A veces es un llamado, a veces es un documento, a veces es ir en persona o, a veces, es amenazar con un juicio, para que se activen”.

Nahuel explica que, si bien las cirugías son gratuitas, en los hospitales públicos, se tarda uno o dos años, aproximadamente, a que se efectúe. “Eso tiene que ver con que, desde el Estado, no se priorizan los Derechos Humanos”.

“Esta nueva medida –lanzada la semana pasada desde la Secretaría de Salud– no es una resolución a favor de la comunidad, sino que es patear un problema, que ellos mismos generaron, porque no le dedicaron el dinero suficiente. Pasaron 7 años y medio, no puede ser que no se haya sistematizado la ley”.

Igualmente, el activista explica que es innegable que, en estos últimos años, han habido avances. Sin embargo, hay personas que no respetan la identidad de género de otras. “Muchas veces vienen a consultar de colegios religiosos, que piensan que, como su estatuto no lo permite, eso los exime de cumplir con la ley nacional. En ese caso, lo que hacemos, es intervenir con las autoridades y contarles que tienen que cumplir con la ley de identidad de género”.

¿Cuál sería una solución ante la discriminación por la identidad de género?

Nahuel pone el énfasis en la educación, desde una edad temprana, en la universidad, para los médicos en carrera, a las familias y a las empresas.

Con educación se allana un montón el camino y se evitan un montón de situaciones. Se tendría que sistematizar a nivel nacional. Capacitaciones obligatorias, a nivel profesional. En la Facultad de Medicina, hay que dictar sobre identidades trans y el trato digno”, sostiene.

Son derechos y es hacerle fácil la vida a un montón de personas, a una generación. Yo creo que esta generación viene mucho más activa que otras, en algunas cosas”.

“A 7 años y medio, no pueden seguir matando a personas trans todos los días. No puede ser que haya chicos que sean echados de sus casas, por ser transexuales. Ahí es donde comienza el ciclo de marginalidad”, concluye.

VER MÁS: Ahora cambiar de género no tendrá ningún costo