2019-11-26T19:01:15-03:00

Los curas Nicola Bruno Corradi, Horacio Hugo Corbacho Blanc y el jardinero Armando Ramón Gómez fueron condenados por violar y corromper a 11 menores sordos, por el Tribunal Penal Colegiado N°2 de Mendoza. Sin embargo, siguen apareciendo nuevas víctimas de los sentenciados.

Según informó el medio Infobae, Sergio Salinas, el abogado de Xumek, la organización de Derechos Humanos que es querellante en el caso de Mendoza y que asesora a las víctimas, contó que aparecieron tres personas nuevas, denunciantes de haber sido abusadas sexualmente por los sacerdotes.

VER MÁS: Caso Próvolo: la historia del chico que abusaban hasta dejarlo inconsciente

Video relacionado: curas abusadores del Próvolo, condenados

El caso Próvolo no termina: siguen apareciendo víctimas de abuso sexual

Se trata de dos jóvenes, que fueron alumnos de la sede del colegio en Mendoza, y otro, de La Plata. Todos realizaron denuncias penales, por lo que habrá un nuevo juicio para todos los implicados.

Recordemos que, según las investigaciones de la causa, estos condenados ya habían perpetuado abusos sexuales y violaciones en colegios italianos y, al conocerse los delitos, los mandaban a trabajar a diferentes sedes de Argentina del instituto educativo para niños sordos.

Este fue el caso de Nicola Bruno Corradi, quien actualmente tiene 83 años, y pasó por la sede de La Plata y Mendoza, tras hacerse conocidos sus agresiones sexuales a alumnos, todos menores de edad, en su país natal.

Este lunes pasado, fue condenado a 42 años de prisión, por hechos de grado de autoría y coautoría o partícipe necesario, con figuras como abuso sexual y promoción de la corrupción de menores.

El gran denominador en común de todas las víctimas es que tienen defectos en la comunicación, debido al método de enseñanza en el instituto educativo. Los abusadores no les enseñaban a hablar a sus estudiantes sordos, para, así, garantizar que no hablaran de los delitos sexuales a los que eran sometidos.

VER MÁS: Una sobrina de José Alperovich lo denunció por abuso sexual y temen que se fugue del país