2019-09-23T17:36:30-03:00

Por Virginia Varela

Esta nota no tiene el afán de llegar a una conclusión, sino de indagar sobre cómo los hombres ven al movimiento feminista actual, qué replanteos se realizaron internamente en sus vidas y en su relación con las mujeres y entre ellos mismos. A su vez, apoyando el feminismo, desde qué rol lo hacen y consideran que es correcto.

Hace dos semanas, hubo una noticia que tuvo gran repercusión: un hombre, que acompañaba habitualmente a su novia a las marchas de Ni Una Menos, la mató a puñaladas, en Trelew, Chubut.

Se trata del femicidio de Evelyn Tatiana Lehr: recibió 30 heridas de arma blanca, de las cuales 2 atravesaron el corazón, el pulmón y su hígado.

Frente a esto, surge la inquietud de pensar cuál es el rol de los hombres, con respecto al feminismo, en Argentina y en el mundo.

VER MÁS: 5 cambios del nuevo Código Penal a favor de los derechos de las mujeres

Video relacionado: ¿cuántos micromachismos tenemos incorporados?

Habitualmente, se pueden ver chicos, adolescentes y hombres, con su pañuelo verde -y también los hay con el celeste- colgado de la mochila, como hacen las mujeres que apoyan a la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Muchas, dentro del movimiento, sostienen que los hombres no tienen un lugar dentro de las manifestaciones, ya que ya hubo varios casos en los que, reiteradas chicas, vieron a sus agresores en las marchas.

Flor Freijo, politóloga feminista, sostuvo, en diversas publicaciones, cuál debería ser el rol del hombre, según su opinión. El pacto entre caballeros es algo que ocurre desde hace siglos, históricamente, y que poco a poco viene cuestionándose desde su interior, pero aún falta mucho.

Cuál es el rol de los hombres ante este movimiento, cómo las ven y qué ideas cambiaron y reflexionaron al respecto sobre cómo trataban a la figura femenina.

Las tres preguntas esenciales en las que queríamos indagar eran: ¿qué pensamientos y situaciones se cuestionaron internamente?, ¿consideraron necesario asistir a una marcha o usar un pañuelo para apoyar al movimiento? y ¿cuál consideran que es su rol dentro del movimiento?

Matías, 28 años

“Me replanteé que hacer un piropo, una mirada, o cualquier gesto,  puede ser lascivo si la otra parte no la pide”

“Más que nada, lo que me empecé a replantear son cuestiones con mis amigos varones, en las cuales, simplemente por el hecho de ser hombre, como que tiene que estar probando algo. Para mí, ya de chico, era forzoso, pero uno se prestaba, por la aceptación”.

“También me replanteé actitudes que puedo ver en mi familia o en otras personas, desde cuestiones más domésticas, como quién levanta la mesa y quién cocina, a cuestiones más del trabajo. ¿Quiénes son los que tienen más poder, quiénes tienen más autoridad?”

“No uso los pañuelos, no he ido a las marchas. Como varón, yo no me siento capacitado como para levantar símbolos o banderas que son propios, para mí, de un género, hoy. Pedimos igualdad de género, pero no la está pidiendo el lado masculino, la está pidiendo una minoría que, en este caso, son las mujeres”.

“La manera que tengo yo de apoyar, es mirar. Escuchar, entender y educarse. Estar atento a ver cuán machista es uno, micromachismos… Qué tan machistas estamos dispuestos a dejar de ser. Callarse, más de una vez. Dejar que la otra persona se exprese y entender ese espacio de silencio”.

Hombres y el movimiento feminista: ¿qué rol deben cumplir en él? - Imagen 1

Iván, 27 años

“Yo creo que cada uno tiene que hacer un mea culpa, de ver dónde puede ser machista”

“Sí, me cuestiono actitudes personales. A quien van a juzgar por no aggiornarse es a mí y el que no quiere pagar las consecuencias soy yo. En muchos cambios, estoy de acuerdo, en otros, no. Algunos me parecen extremistas y te hacen elegir. Por ejemplo, ahora no dejo pasar a nadie en la fila del colectivo. Prefiero que me tilden de poco caballero, a que me digan machista”.

“Yo no tengo nada que hacer en las marchas. Sí puedo ponerme a un costado y observar, pero no pertenecer. Los hombres no reclamamos que no nos maten o que no nos golpeen. No conozco a una persona que la hayan matado por ser hombre y sí conozco personas a quienes asesinaron por ser mujeres”.

“Creo que hay que cuestionarse y ver si uno, desde su lugar, hace algo contra la mujer, que la pueda lastimar física o mentalmente”.

Federico, 30 años:

“Puedo estar a favor de la legalización del aborto, pero no tengo por qué andar llevando un pañuelo para demostrar mi apoyo como hombre”

“El feminismo es lo más cercano a un movimiento revolucionario, en los últimos 50 años, en la Argentina. Lo apoyo y viene a romper estructuras y varios status quo, para lograr una sociedad más igualitaria”.

“Te encontrás de forma consciente con cosas que hacías, que dabas por sentado que estaban bien, como acciones pequeñas, chistes, insultos, que estaban mal. Otras, más de forma inconsciente. No me siento culpable de haberlas hecho, sino que está bien que hoy no tengan ese espacio predominante”.

“¿Cómo se intenta romper ese pacto de caballeros? Trato de no convencer a gente que ya está convencida y a la que yo veo que no puedo cambiar de opinión. Yo trato de hacer mi parte y no ayudar a que se mantenga ninguna práctica machista”.

“El hombre no tendría que tener el protagonismo. Haciendo un análisis histórico de cómo funciona la sociedad humana, el género masculino ha tenido predominancia por encima de la mujer. Lo revolucionario del feminismo es que la mujer se pone al frente de la lucha”.

Matías, 34 años

“Me parece que el debate entre hombres es más bien íntima, de cada uno, porque es el lugar donde uno tiene que reconocer si estuvo mal o bien”

“No es un pensamiento que traigo desde siempre, sino que lo tuve que ir construyendo a lo largo de los últimos tiempos. Por las circunstancias que creo que logró el feminismo, se generó que muchos hombres, e incluso varias mujeres, se fuera a investigar e interiorizarnos acerca de los distintos conceptos”.

“Lo más importante que sucedió, me parece, es que todos, tanto hombres como mujeres, nos preguntamos a nosotros mismos cómo veníamos comportándonos socialmente, con respecto a ciertas cosas. Después, algunas respuestas fueron algunas más positivas, otras más negativas”.

“A mí me pasó de reconocer un montón de actitudes que eran recontra positivas, con respecto a las mujeres, y que me habían parecido deficiencias mías, en el pasado. Como comportamientos en boliches, en bares, por ejemplo, que uno lo tenía más catalogado como ser ‘un nabo’ o ‘tímido’ y, en realidad, tiene que ver más que nada con el respeto”.

Leonardo, 24 años

” El hombre siempre intenta ser el protagonista y creo que hay que entender que no es así, hoy hay que dar el espacio a ellas”

“Me cuestioné un montón de cosas. Como, por ejemplo, hacer tareas domésticas en mi casa que antes no hacía. Empecé a notar que toda mi vida, e incluso toda su vida, hizo cosas en el hogar que no tuvo por qué hacerlas sola. También, me cuestioné el humor que manejo”.

“Con muchos amigos, ya no toco el tema. Tengo amigos que siguen siendo muy machistas, con los que ni siquiera hago chistes al respecto. Tuvimos discusiones, en las que no modificaron su postura”.

“Intenté que entendieran cuál es el objetivo del movimiento y no sucedió. Sé que muchos están entendiendo de a poco. La discusión entre hombres es difícil, porque no sé yo hasta qué punto puedo yo cuestionarle a otro, como si yo supiese del tema o estuviese totalmente deconstruido”.

“Nunca usé el pañuelo. Como hombre, no sé hasta qué punto me corresponde usar el pañuelo. Estoy totalmente a favor del aborto legal, pero es algo que yo no siento ni que voy a experimentar en mi vida. Entonces, embanderarme con el símbolo que yo considero que es de las mujeres, no sé hasta qué punto es correcto”.

“Con respecto a asistir las marchas, yo creo que aún no es conveniente, porque si hay mujeres, aunque sean las menos, que no quieren que vayan hombres, me parece que, desde nuestro lugar, hay que respetarlo”.

“El rol de los hombres dentro del feminismo es interiorizarse y reflexionar por qué surgió el movimiento, en primer lugar. Y entender por qué nosotros tenemos privilegios, que es algo que existe. Hoy hay que acompañar desde un costado y no desde el centro”.

Hombres y el movimiento feminista: ¿qué rol deben cumplir en él? - Imagen 2

Daniel, 27 años, costarricense

“Voy a Costa Rica y me encuentro con un país mucho más machista, por la religión, por la educación, que Argentina”

“Estoy de acuerdo y abierto porque lo veo como un período en la historia que es único. Es un período de equilibrio y justicia, por lo tanto, hay ciertos momentos que uno siente que genera muchos cuestionamientos que sea tan intenso. Sin embargo, inmediatamente, hago la bajada de línea y me doy cuenta que es necesaria esa intensidad porque es una balanza de equilibrio que está completamente desbalanceada”.

“Uno de los errores en los que no debería caer el feminismo es en sostener que es algo exclusivamente de las mujeres. Esto es algo de todos. Tenemos que tener un diálogo, pero yo, como hombre, no puedo generarlo. Porque son cosas con las que no me puedo identificar biológicamente”.

“Sí, fui a marchas, por mis amigas y porque me parece algo trascendental, en América y, sobre todo, en Argentina. Porque me siento responsable por todas mis amigas”.

“El rol de los hombres es, primero, de contemplación, respetar e informarse. El segundo paso es comunicarse”.

VER MÁS: Santa Fe: el Estado aprobó su propio misoprostol y se recetará en hospitales públicos gratuitamente