2019-07-31T18:11:03-03:00

Cintia Fritz es mamá desde hace seis años, de Lautaro, quien tiene Trastorno del Espectro Autista (TEA), y, a través de su experiencia con la maternidad, creó un blog que se convirtió en el nicho de muchísimas mujeres pasando por lo mismo: ser madre, amar a su hijo, pero, a la vez, arrepentirse de tenerlo.

También, a través de las redes sociales, expresó la manera en la que coexisten dos sentimientos súper contradictorios adentro de muchas mujeres que formaron familia: el amor incondicional por sus pequeños y el arrepentimiento.

VER MÁS: Angustia postparto: Ailén Bechara contó de qué manera lo superó

La maternidad que se calla: el amor incondicional y el arrepentimiento, en una misma persona

Hablar públicamente de esa coexistencia de dos sentimientos en las madres, ocurrió en Twitter, a través de un hilo. Recibió respuestas de todo tipo y muchas mujeres que se animaron a decirlo junto a ella, por primera vez.

Cintia sostiene que son dos emociones que son naturales y que confluyen naturalmente dentro de las mujeres que maternan. Sin embargo, “es uno de los temás más tabú de la humanidad”.

Si se expresa el arrepentimiento de haber tenido un hijo, esa persona directamente es catalogada como “mala” o “desalmada”, cuando es un sentimiento que muchas personas sienten, por momentos, al momento de criar.

“Para mí, la maternidad es como el principio y el fin de muchas cosas. Muchísimas veces, estoy arrepentida de ser madre, más allá incluso de la condición de Lautaro”, confiesa.

“Es muy extraño explicar esa ambivalencia, pero, a la vez, es muy claro. Le tengo ese amor incondicional, pero no todo el tiempo. Creo que es el tema más tabú de la historia de la humanidad“, concluye.

VER MÁS: Amar a tu hijo pero aún así poder arrepentirse de tenerlo