2019-05-10T15:30:10-03:00

Por: Iván Mónaco

La trata de personas es el comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud laboral, extracción de órganos o explotación sexual. Para saber más acerca del tema, hablamos con Carolina Barone, la Directora de Ejecución de Políticas de Género y Diversidad del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Este es un delito internacional de lesa humanidad y que viola los derechos humanos de las personas. También, se lo denomina como la esclavitud del siglo XXI.

“La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción…”, reza el primer fragmento de la definición de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

En la Argentina, la definición que se adoptó en el año 2008 mediante la Ley Nº 26.364 refleja la misma definición de las Naciones Unidas aunque con el agregado de otra modalidad de explotación que es la extracción ilegal de tejidos humanos.

La funcionaria pública se refirió a la lucha de las mujeres en las Fuerzas Armadas, cómo cambió el paradigma de la enseñanza a los uniformados y cuáles son las políticas contra la trata.

¿Ayuda tener más mujeres entre los efectivos de las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra la trata?

“Es fundamental la incorporación de las mujeres en todas las estructuras para poder revertir estas situaciones. Las instituciones fueron creadas para que las manejen los hombres y esto cambió en los últimos años. Ahora, el 25 por ciento de las fuerzas federales son mujeres. Pasamos del dos por ciento a un veinticinco en pocos años y es satisfactorio. Es cuestión de esperar algunos años más para que sea mitad y mitad. Por ejemplo, en la Policía de Buenos Aires, los inscriptos ya son mitad y mitad. Un caso de éxito es el de Mabel Franco, quien llegó a la cúpula de la Policía Federal y creó la división contra los delitos sexuales y ellas por ser mujeres pueden aportar su talento en la lucha contra el delito”.

Trata de personas: el 98% de las víctimas son mujeres y niñas - Imagen

Con el ingreso de las mujeres, ¿se tuvo que modificar la enseñanza?

“Con la incorporación de las mujeres se crearon instituciones más diversas gracias a una decisión política. Y sí, hay formación específica en la trata y diversidad sexual. La capacitación incorpora contenido puntual y con perspectiva de género y, debido a esto, los resultados en materia educativa cambiaron para bien. Es verdad que no son de un día para el otro, pero se están reflejando en la realidad y es muy importante. También se creó un manual para la trata contra mujeres para las Fuerzas Federales y que lo incorporen las demás provincias, significa que todos hablamos el mismo idioma”.

¿Cuáles son las políticas en materia de seguridad contra la trata?

Un poco lo que dije recién de los manuales para que todas las provincias tengamos un parámetro similar y, además, la formación y capacitación obligatoria de los efectivos que están en el mar, en el río, en la montaña o en el rol vehicular estén entrenados para detectar el delito de trata. Cabe destacar que en esto hay cuatro etapas: una de captación, otra de traslado, una de seguimiento y, finalmente, la de explotación. Para ello, hay que hacer preguntas adecuadas si se detiene un auto para detectar rápidamente y poder prevenir la explotación sexual.

¿Cuáles fueron los últimos desbaratamientos de lugares clandestinos para la trata?

“La semana pasada hubo uno muy grande en Rosario, otro en Capital Federal en la zona del Puerto y otros no los puedo enumerar porque están en pleno marco de investigación. Hay otro que era un edificio ‘vip’ y ahora logramos ponerlo en manos de la Justicia para que pueda ser reutilizado en el tratamiento de las víctimas”.

Trata de personas: el 98% de las víctimas son mujeres y niñas - Imagen 1

En la explotación sexual, ¿hay más mujeres u hombres?

“La mayor cantidad de víctimas son mujeres y niñas y la cifra alcanza el noventa y ocho por ciento, a diferencia de la explotación laboral en la cual el número es más parejo pero las mujeres tienen una doble victimización en esos casos ya que por el solo hecho de ser mujeres, más allá de las tareas del trabajo, recaen sobre ellas otras como abusos sexuales”.

En comparación con el resto de los países de América Latina, ¿en qué posición estamos del ranking en seguridad contra la trata?

“Argentina tiene una buena noticia para dar y es que en el 2018 Estados Unidos nos calificó junto a Colombia y Chile con el nivel máximo de seguridad en políticas públicas contra la trata”.

A partir de los hechos que circulan en las redes sociales, ¿cómo pueden ayudar las personas?

“Hay un teléfono que es el 145 y el cual funciona las 24 horas y la gente puede denunciar si sospecha que hay un hecho de trata o se está concretando realmente. Es importante que toda la información vaya a ese número porque va a agilizar el trabajo de las fuerzas de seguridad”.

Trata de personas: el 98% de las víctimas son mujeres y niñas - Imagen 2

“La cyberseguridad es un espacio de captación de las personas y debemos educar a nuestros chicos en el uso de las redes sociales. Sería una locura prohibirles que las usen pero sí que tenemos que tener un uso responsable y saber que atrás de una conversación amigable o romántica se puede esconder un engaño para la trata de personas”.

¿En cuánto ayudan las marchas feministas en la visibilización del tema?

“Es clave porque empezamos a desnaturalizar una práctica y un flagelo de la humanidad. La explotación de los cuerpos existe desde siempre y en Argentina recién hace 10 años que tenemos una ley contra este delito. Es fundamental la participación ciudadana y la información que damos los funcionarios debe ser clara y precisa. Es un delito en el cual todos tenemos algo para aportar y las marchas vienen a sumarse de manera positiva.

¿Cuál es tu objetivo personal en la lucha contra la trata?

“Siento que tenemos la posibilidad de que las mujeres podamos vivir en libertad. Es una lucha muy profunda y que hay que seguir trabajando en esta construcción por la igualdad para poder vivir a la par de los varones y ese es mi propósito en la vida. La explotación sexual tiene todas las características de las formas más aberrantes de la violencia y quiero seguir contribuyendo a que eso no suceda. Hay que hablar estos temas con los chicos lo antes posible para prevenirlos y el Estado llevar a cabo sus funciones que son indelegables pero también desde los medios de comunicación dar a a conocer este tipo de informaciones y todos juntos sacarlo adelante.