2019-04-12T15:35:09-03:00

Rodrigo fue a una comisaría a denunciar que un amigo violó a su hija de 19 años y la respuesta de una mujer policía que le tomó el relato fue un duro golpe. “Su hija ya es mayor y ella decide sobre su cuerpo”, fue lo que le dijeron la dependencia policial.

“Con eso te das cuenta cómo es la cosa cuando vas a hacer una denuncia de este tipo, tenés que estar explicando un montón de cosas y encima te hacen esos comentarios. Es una locura”, agregó.

“Lo conocía hace 6 años y tenía total confianza en él, tanto yo como mi familia, por eso mi hija lo llamó para que la ayude a arreglar algo en casa”, contó sobre su “amigo”, quien es dueño de un reconocido gimnasio de La Plata.

“Está haciendo tratamiento psicológico”

Aprovechó el abrazo de despedida y “es ahí cuando la toca. Mi hija se queda como paralizada, nunca iba a esperar algo así de él; y después él empezó a insistirle, a decirle ‘vamos a ver tu pieza'”. La resistencia de ella no alcanzó para frenarlo. La llevó a la fuerza y abusó sexualmente de ella.

En cuanto al proceso vivido después de la violación, el padre, enumeró: “Está haciendo tratamiento psicológico, tuvo que tomar 14 pastillas del kit que te dan en el hospital por violaciones. Se hizo análisis de sangre, fue dos veces a la DDI, no es que hacés la denuncia y te vas a tu casa. Y para colmo, el denunciado está tranquilo en su casa”.

Cabe destacar que la denuncia la hizo en la Fiscalía platense N°11 y le dijeron que “hay que esperar porque como no tiene golpes, eso dificulta la causa”.

Fuente: 0221.com.ar