2019-04-12T18:05:26-03:00

Hace unas semanas, la influencer Mami Albañil hizo declaraciones que generaron un debate en Instagram, sobre la vestimenta de las nenas y adolescentes en el festival Lollapalooza 2019. Hablamos con Mujeres que no fueron tapa, para analizar cómo se construye esta sexualización desde una muy temprana edad.

Bernarda Siutti, quién está detrás del user @mamialbañil, hizo comentarios en sus historias, en las que dijo que en el evento de música vio a “pibitos de 11 años, en cuero, porque seguramente estaba cagándose de calor, mientras que la piba también de 11 años, va en cuero con una actitud de una mujer de mayor edad”.

Frente a esto, muchos usuarios de las web la criticaron y repudiaron sus dichos, sosteniendo que cada individuo puede vestirse como se le plazca, independientemente de su edad.

VER MÁS: ONU: 800 millones de mujeres fueron obligadas a casarse cuando eran nenas

Video relacionado: ¿cuál es la diferencia entre acoso, abuso sexual y femicidio?

“La sexualización de las niñas comienza con los juguetes desde muy temprano”.

Lala, integrante del perfil de Mujeres que no fueron tapa que logra destrabar y explicar estos debates en las redes sociales, aclara que, desde los muñecos que se utilizan, hasta las animaciones de cumpleaños infantiles, incitan a que las niñas quieran ser “mini adultas”.

“La propuesta de concursos de belleza, desfiles y spa como animación de los cumpleaños infantiles es un ejemplo muy claro. Sucede lo mismo en el ámbito de los consumos audiovisuales y los juegos electrónicos. Pensemos en los juegos de cirugías por ejemplo. Todo tipo de recursos dirigidos a un mismo objetivo, la apariencia, imitar a las mujeres adultas que son visibles”.

“Y las que son visibles son las que encarnan el estándar de belleza que incluye la sexualización. Inclusive se ve mucho en la publicidad de ropa para niñas. Las niñas aparecen posando como mini modelos, imitando una gestualidad adulta”.

Las muñecas que nos venden y nosotras compramos -y que, finalmente, queremos tener y parecernos a ellas- son cuerpos hegemónicos y adultos, maquillados, estilizados y delgados. “Están vestidas con ropa que deja expuesto su cuerpo, marcan sus mamas, cinturas caderas, idénticas a las imágenes de las mujeres que nos bombardean todo el tiempo desde la publicidad, los medios, el cine. Son mujeres, no son niñas”.

¿Cómo y dónde se construye la sexualización de las nenas y adolescentes? - Imagen

Las niñas no se ven en esas muñecas, ven a esas mismas mujeres que crecerán viendo cómo modelo único de mujer en el que la apariencia y la sexualización son elementos esenciales para ser ‘aceptadas’, ‘deseadas’, ‘visibles’“, explica.

¿Hay una solución para esta sexualización?

Entonces, la pregunta es cómo se puede evitar esta sexualización con las futuras generaciones o las actuales, que todavía están formándose y creciendo dentro de una sociedad que muestra a las mujeres “perfectas” y como “muñecas”.

La forma es el pensamiento crítico, estar presentes y atentes, explicar, preguntar, problematizar ‘el deseo y las elecciones’ de les niñes. Hacer preguntas, hacerles y hacernos, proponerles otros consumos, juguetes que no tengan nada que ver con los roles sociales asignados, juguetes que desafíen a las niñas a pensarse y experimentar por fuera de los estereotipos”.

“No podemos desear lo que no conocemos, si todo lo que se les propone a las niñas son muñecas que parecen mujeres adultas sexualizadas, maquillaje, accesorios, juegos de spa, ollas, cocinitas y bebés. Les estamos diciendo que su lugar es ese, el de ser adornos, el de la casa, la maternidad, lo privado como único y principal destino“, concluyó.

VER MÁS: “Su hija ya es mayor y decide sobre su cuerpo”, la respuesta de una policía a un padre que denunció una violación