2019-03-19T16:49:06-03:00

La fiscal de San Martín Silvia González Bazzani apeló la excarcelación de Paola, la mujer detenida por asesinar a su marido luego de padecer por más de 20 años abusos y violencia de género. La funcionaria judicial es la misma que antes había desestimado las denuncias que la mujer había hecho contra su marido por violencia.

Así, la fiscal apeló este martes la “excarcelación extraordinaria” otorgada por un juez a la madre e hija que mataron de 185 puñaladas a su esposo y padre, en la localidad de José C. Paz. Las acusadas seguirán detenidas hasta que la resolución quede firme.

El juez de Garantías 4 de San Martín, Alberto Brizuela, había ordenado la excarcelación. Ahora la situación de Paola Elvira Córdoba y su hija, Paula Milagros Naiaretti quedó en suspenso.

Las acusadas están presas en la alcaidía departamental de La Plata desde el sábado cuando se produjo el homicidio de Alberto Elvio Naretti.

El magistrado había pedido tener en cuenta que las detenidas fueron víctimas de violencia de género y que Paola había hecho al menos cuatro denuncias donde alertaba las situaciones a las que era sometida ella y sus cuatro hijos. Todas las denuncias fueron desechadas, incluso por la fiscal Bazzani, que ahora apeló la decisión del juez.

“Hay muchísimas denuncias previas, están todas registradas, pero nunca nadie respondió. La misma fiscal recibió a mi hermana. Lo que no supo hacer antes, que lo haga ahora. Que deje en libertad a mi hermana y a Milagros”, aseguró María, hermana de Paola, en una marcha que se realizó el lunes frente a la fiscalía de Malvinas Argentinas para pedir la liberación de las detenidas.

Mirá también sobre violencia de género

La confesión de las detenidas luego del crimen

Luego de ser arrestadas, las acusadas confesaron el crimen ante la fiscal Bazzani y explicaron que hacía años eran víctimas de violencia intrafamiliar. “Maté a mi marido porque sabía que él me iba a matar”, afirmó Paola cuando la interrogaron sobre el crimen de su marido.

La hija de la mujer también reconoció que participó en el crimen cuando vio que la vida de su mamá corría riesgo. “Yo agarré uno de los cuchillos que estaba en el piso y se lo clavé a mi papá, no sé si una o dos veces y después lo solté de nuevo. Mi mamá siguió, ella lo seguía apuñalando”, relató.

VER MÁS: Un hombre abusó de madre e hija: lo mataron de 185 puñaladas