2019-02-05T17:05:38-03:00

Durante un partido de fútbol femenino entre la segunda división del Terrassa y la escuela de fútbol Viladecavalls, cuando una de las jugadoras se disponía a festejar un gol, ocurrió un episodio de violencia machista. Un grupo de hombres que permanecían al costado de la cancha, comenzaron a insultarlas por ser mujeres y las jugadoras decidieron suspender el partido.

“Salgan ya del campo que tenemos que jugar nosotros, este partido tendría que esta suspendido, no tendría que estar jugándose”, dijo uno de ellos, perteneciente al plantel de veteranos del Terrassa. Cuando las jóvenes se acercaron para reprocharle su actitud, el resto de los hombres que estaban entrando en calor al margen de la cancha, comenzó a insultarlas: “Vayan a la cocina”, “Vayan a fregar” y “Son unas cerdas”, fueron algunas de las frases.

Frenaron un partido de fútbol femenino porque las mandaron “a la cocina” - Imagen

Ante este lamentable episodio de violencia machista, ambos equipos interrumpieron el juego a modo de protesta. Las jugadoras se sentaron en la cancha e impidieron que los autores de los comentarios pudieran jugar el partido que tenían programado y para el que estaban entrando en calor.

La respuesta del Terassa

El Terrassa emitió un comunicado “desaprobando y condenando los lamentables incidentes” ocurridos el sábado en su estadio, “hechos que están totalmente desvinculados de los valores de Terrassa FC”.

“El Terrassa FC condena públicamente cualquier acto de violencia física y verbal. De ninguna manera podemos aceptar que se utilice la violencia para conseguir un fin por más legítimo que sea”, agregó el comunicado.

Además de convocar a los representantes de los equipos implicados, el club catalán abrió una investigación interna “para esclarecer todos los actos y actuará y tomará todas las medidas necesarias”.

VER MÁS: Un hilo de Twitter explica la desigualdad de género en el fútbol