2019-01-27T14:11:37-03:00

Por Melina Celaya.

La jugadora Macarena Sánchez, quien fue desvinculada del Club Deportivo UAI Urquiza por pedir su profesionalización, abrió una discusión a través de su cuenta de Twitter sobre la desigualdad de género en el fútbol, un ámbito donde la condición de varón deja expuestos sus privilegios.

Con un pedido para visibilizar las condiciones en las que las mujeres juegan al fútbol dentro de los diferentes clubes, decenas de comentarios se sumaron para denunciar la desigualdad que existe entre hombres y mujeres a la hora de practicarlo.

Desde entrenar en canchas en pésimo estado, usar la ropa que el equipo masculino les “donaba”, pagar para entrenar, negarles el uso de la cancha porque los varones no querían, hasta lesionarse y que nadie les cubra la atención médica. Esas y “otras costumbres” hablan de lo arraigado que está el machismo en este ámbito y nos hacen pensar que jugar al fútbol es solo cosa de machos.

Leé las historias de mujeres que juegan al fútbol, aunque ellos no quieran

Aclaración de la periodista: Mientras buscaba información sobre fútbol femenino en Argentina, me topé con algunas notas del estilo: “Las sensuales jugadoras de X equipo”. En ellas, mostraban fotos que nada tenían que ver con el fútbol sino cosificando a la mujer que lo juega. Otras mostraban mujeres vestidas de rosa, porque es el color que deben vestir las mujeres para diferenciarse de los varones: ese es el rol que quieren que ocupe la mujer dentro del fútbol.

Esa desigualdad se ve en el día a día de los clubes y Macarena Sánchez, junto a la asociación Fútbol Femenino Profesional, la hacen visible y luchan para que desaparezca.

VER MÁS: ¿Cómo es la brecha salarial por cuestiones de género en Argentina?