2019-01-02T16:25:58-03:00

En las últimas horas se viralizó un video que muestra a una mujer pariendo en una sala de partos llena de médicos, disfrazados y a los gritos, en el hospital de Maternidad de Roosvelt, en Guatemala.

El video se presentó como el exagerado festejo de fin de año de un grupo de doctores, pero en realidad estaba mostrando una situación mucho más nefasta: las condiciones en las que una mujer estaba pariendo en un hospital.

En las imágenes es posible ver cómo la mujer, a punto de parir, está rodeada de médicos que la filman y le gritan aguardando la llegada del “primer bebé del 2019”. Ella, inmóvil en la camilla.

Pocos segundos antes de dar a luz, el grupo de doctores comenzó a gritar una cuenta regresiva en la sala de partos y, cuando finalmente la mujer parió, agarraron al bebé de una forma bruta. Esto en Argentina y en cualquier lugar del mundo es violencia obstétrica.

MIRÁ TAMBIÉN: Johanna fue víctima de violencia obstétrica: “Si llegaras a encontrarte en esta situación, no estás sola”

Hablamos de ello cuando nos referimos al tipo de violencia que ejercen los profesionales de la salud durante el proceso de embarazo, en el parto y el post parto con la mamá y el bebé. Esta violencia se caracteriza por el destrato o el trato deshumanizado, físico y verbal, por parte del equipo que acompaña a la persona gestante en un momento de gran vulnerabilidad.

En Argentina este tipo de conductas es ilegal ya que la ley de Parto Humanizado garantiza que las mujeres en estas situaciones sean tratadas con respeto y que se les informe respecto a las diferentes intervenciones médicas que les van a realizar. Además, la ley contempla que todas las personas gestantes tienen derecho a tener un parto natural y a saber permanentemente la evolución del mismo, entre otras cuestiones.

VER MÁS: “Sufrí violencia obstétrica”: testimonios de mujeres que delatan este tipo de violencia