2018-10-03T12:53:15-03:00

A través de una página web, un grupo de mujeres recopiló diferentes relatos e historias de abuso asociadas a los integrantes de la banda Onda Vaga. En el día de ayer, y a través de las redes sociales, sus denuncias tomaron relevancia pública y llegaron a miles de personas alrededor del país.

Se trata de los testimonios de diez mujeres que sufrieron “abusos físicos y/o psicológicos y emocionales” durante su adolescencia, por parte de los músicos de la banda. “Nosotras contamos nuestra historia y elegimos cómo hacerlo, sin someternos a la inquisición del morbo de los detalles ni la presión sobre la exposición de nuestras identidades en un sistema que elige re victimizarnos y hacernos más preguntas a nosotras que a ellos”, escribieron las chicas, en un manifiesto colectivo que podés leer acá.

MIRÁ TAMBIÉN: ¿Qué es la violencia sexual?

“Nos estamos organizando hace un tiempo, pero decidimos hacer esto público porque deseamos fervientemente que ninguna piba viva lo que vivimos nosotras”, expresaron después y agregaron: “Somos conscientes de que no somos las primeras ni las últimas y que hay personas que han tenido que verse a si mismas en situaciones de mayor gravedad, nuestra intención es que otras chicas sepan que al acercarse a estos espacios pueden llegar a encontrarse con esto”.

Seguido a ello, publicaron diez apartados diferentes en los que relatan las historias que cada una vivió junto a los integrantes de la banda. “Nos parece necesario hacer nuestro aporte a desmantelar la naturalización de estas conductas dañinas y violentas, sostenidas en el tiempo de manera sistemática por muchos músicos y artistas de la escena local; y expresar una situación de la que sabemos que ellos no se harán cargo por sí mismos. No nos callamos más”, sintetizaron.

“Me preguntó si fumaba porro. Dijo que no fumaba en la calle. Me llevó a su casa. Fumamos porro. Tomó Whisky. Tomé Birra. Hizo muchas preguntas, habló de sus amigos, de sus épocas en el secundario, actuaba como un niño que no quería crecer. Él tenía 31 años, yo 16. Me obligó a chuparle la pija. Me cojió. Sin preguntar, sin vacilar, sin pensar, y pagó el taxi a las 5am. Eso continuó durante 1 año y medio. Para que quede claro, en el tiempo que salimos, desde finales de mis 16 hasta los 18 años, todas las veces que pareció que yo decía que sí era que NO. Sólo que yo no lo sabía“, expresó una chica en uno de los testimonios.

Diez mujeres denunciaron por abuso sexual a los integrantes de Onda Vaga - Imagen

“Cuando subimos el tipo se puso re pesado, le hablaba a mi amiga re de cerca y le quería pasar la lengua por la cara, mi amiga lo sacaba y él seguía, mientras todos los de la banda lo veían y se reían. En un momento la situación se puso muy turbia y bajamos. Cuando salimos del boliche sale el tipo este atrás nuestro y le pregunta a mi amiga si se volvía con él. Ella le dice que no, que tiene novio, y él le empieza a gritar en la calle: ‘Andá puta de mierda, trola, te encantaría estar conmigo, ¿Sabés que yo escribo todas las canciones?'”, contó otra mujer.

“Era un desfile interminable de pibitas entrando, les hacían chistes sobre su ropa, cuando ya estaban ebrias empezaban a chaparselas ahí mismo, a manosearlas. Yo tenía 20 recién cumplidos y claramente normalizaba todas estas situaciones. Siempre me dieron banda de asco. Porque ellos finalmente eran los perpetradores pero imaginate que tiene que existir todo un aparato de gente que los banca en silencio y complicidad: patovicas que llamaban a las pibas y las hacían entrar, organizadores de los eventos, periodistas que estaban en el mismo lugar que yo no haciendo nada. Pibas menores drogadas por tipos veinte años mayores que ellas. Me acuerdo y me muero del asco”, recordó una chica.

“Durante todo ese tiempo se aprovechó de mi madurez emocional, sexual y psicológica. En dos situaciones concretas me acorraló para tocarme y para penetrarme, e incluso a pesar de que me negaba e intentaba escapar insistió. En ambas situaciones pude salirme, y en ambos casos me trató mal y con desprecio por hacerlo. En una, incluso, me reprochó al día siguiente que ‘yo lo histeriqueaba'”, reveló otra víctima.

La página ofrece una dirección de correo de contacto, por si alguna de las personas que lee el manifiesto se siente identificada y quiere contar que vivió una experiencia similar. Pueden escribir a: [email protected]gmail.com, donde los testimonios serán publicados de forma anónima.

VER MÁS: “Me puso la mano debajo de la pollera”: la grave denuncia de una actriz a Fabián Gianola por abuso sexual