2018-08-05T19:09:46-03:00

Por: Bárbara Simeoni

Que las mujeres sufren como un estigma imposible de quitar el resto de sus vidas por practicarse un aborto. Que el aborto es doloroso, física y psíquicamente. Que te impide continuar con tu vida normal. Que para evitar atravesar situaciones difíciles es mejor dar en adopción.

Frente a estos argumentos -que afloraron tanto en Diputados, como en el debate previo a Senadores y en la sociedad en general-, un grupo de especialistas en Psicología Perinatal, conformado por Ivana Moyano, Carolina Mora, Cintia González Oviedo, Leila Ramos y María Celeste Elizondo, grabaron un video con un solo pretexto: pedir al Senado que el aborto sea ley.

VER MÁS: La médica católica que recibía casos post aborto: “Pido perdón por mi trato”

Un grupo de psicólogas derriba mitos sobre el aborto - Imagen

VIDEO: psicólogas derribando mitos sobre el aborto

¿La forma? Derribando mitos, desde lo profesional. “Con esta ley se podrá sacar de situación de riesgo a muchas mujeres que se encuentran en estado de vulnerabilidad y hoy deben apelar a la clandestinidad”, sentencian.

Síndrome post aborto, esas palabras que nombran todos pero que nadie menciona en serio

Uno de los mayores argumentos de los “pro vida” es que la madre, incapaz de continuar con un embarazo, al practicarse un aborto se somete a un proceso tan difícil que le genera secuelas de por vida. Sin embargo, para Carolina Mora, psicóloga perinatal, esto no es así: “La continuación forzosa de un embarazo está asociada con un riesgo 4 veces mayor de padecer depresión durante el embarazo o posparto”, explica.

De este modo, desmitifican el famoso “síndrome post aborto”, estudiado en los años 90 a través de técnicas de “dudosa rigurosidad científica”, como mismo define Cintia González Oviedo, psicóloga especializada en Género y Perinatal. Entre los métodos dudosos, se encuentran los siguientes: no se realizaron grupos control, no se tomaron los tiempos que habían pasado desde la vivencia del aborto ni tampoco la historia clínica previa.

Abortar: ¿es un trauma o en realidad es la sociedad señalándonos que debe ser un trauma?

Para Carolina Mora, ninguna situación “da carácter de trauma” sino que depende de cómo cada persona “sabe sobrellevarla según sus recursos sociales, emocionales y la red de sostén con la que cuenta”. De ese mismo modo, existen personas que sienten “alivio” cuando pueden interrumpir voluntariamente un embarazo.

Sin embargo, ¿de qué red de contención hablamos si en nuestro país el aborto se realiza bajo la clandestinidad en casos que no responden a las tres famosas causales? De eso habla Leila Ramos, psicóloga perinatal: “Las personas que llegan a un centro de salud con un embarazo no deseado deben ser escuchadas y contenidas por psicólogos perinatales. En caso de que decidan seguir adelante con su embarazo, debemos poner en marcha un abordaje integral que nos permita asegurar mejor condiciones de maternaje”.

Para que ese abordaje integral se de de manera efectiva se necesita, justamente, que el aborto sea ley. “Con esta ley se podrá contener, asesorar y pensar estrategias para enfrentar la situación, garantizando las condiciones de su salud sexual reproductiva”, definen.

Maternidad saludable, solo si se parte desde el deseo

¿Se es madre ni bien existe la fecundación? ¿O se es madre cuando uno siente que lo es? Esta respuesta queda resuelta una vez que las psicólogas dejan en claro que, sin deseo, no hay maternidad: “Para que se desarrolle un saludable proceso de maternaje, es conveniente partir desde el deseo”, explica Ivana Moyano, psicóloga perinatal. El deseo implica querer y, por ende, decidir.

“Necesitamos que el Senado apruebe la ley para que ninguna mujer debiera ser forzada a continuar con una gestación, ni a maternar ni a dar en adopción”, piden. “Necesitamos aborto legal, seguro y gratuito”, dicen mirando a cámara. A ellas nadie les contó la realidad. La vivieron por ellas mismas.