2018-06-13T13:24:55-03:00

Por Melina Celaya.

Ana Correa supo recopilar una serie de notas sobre aborto a través de mujeres que lo vivieron en primera persona. Esta vez lo hizo a través de su cuenta de Twitter, donde posteó una carta anónima contando la interrupción de un embarazo deseado, pero que tras una gestación traumática, el bebé no iba a lograr sobrevivir tras el parto.

Mirá también sobre aborto

En una carta de cuatro páginas, la mujer que fue internada tras presentarse complicaciones en su embarazo expresa el dolor y la impotencia que sintió tras la confirmación por parte de los médicos de que su bebé no lograría sobrevivir.

Según le explicaron los profesionales, tras numerosas pérdidas y la eliminación casi por completo del líquido amniótico, su bebé permanecía vivo solo dentro de su panza. Al nacer, moriría porque no pudo desarrollar sus pulmones.

De todas formas, la obligaron a permanecer durante 23 días en reposo con su bebé aún vivo dentro de su vientre, sabiendo que no lograría vivir más que unos minutos después de nacer.

Hablar de aborto no siempre es sobre embarazos no deseados - Imagen

La decisión más difícil

La víctima cuenta cómo un embarazo deseado, feliz y lleno de amor se convirtió en una verdadera pesadilla, donde la negligencia y la indiferencia la llevó a tomar la decisión más difícil. Un dolor que pesa sobre ella, su marido y su pequeña hija.

Hablar de aborto no siempre es sobre embarazos no deseados - Imagen 1

Además de la tortura psicológica de esos días, la mujer reveló las complicaciones y el estrés post- traumático que sufrió (ella y su marido) luego de pasar por un aborto.

Hablar de aborto no siempre es sobre embarazos no deseados - Imagen 2

Y recalca el papel que jugaron los profesionales de la salud en su caso. Tras abandonar la clínica por sus propios medios y bajo su total autoridad, la mujer revela que los médicos sabían exactamente lo que iba a hacer. “Seamos honestos, sabían perfectamente que no me estaba yendo a mi casa…”, cierra la víctima.

Hablar de aborto no siempre es sobre embarazos no deseados - Imagen 3

La contención de su familia y amigos fue clave para que, después de tanta desidia, finalmente se sintiera contenida. El miedo a morir, luego de aceptar que su hijo no iba a sobrevivir, la atormentó durante esos 23 días de internación. Por eso, decide hablar:

“El reclamo latente de legalizar el aborto no se reduce a la interrupción de un embarazo no deseado. Me cansé de escuchar que, si esta ley no sale, al menos se puede trabajar en la prevención (…) Y ¿entonces? Otra vez casos como el mío -que son el caso de muchas- vuelven a quedar afuera y la peor pesadilla vuelve a repetirse”, concluye esta valiente mujer que cuenta el aborto en primera persona.

Hoy, más que nunca, debemos escuchar para evitar que más mujeres repitan la historia.

VER MÁS: 13J: 6 datos sobre el debate por el aborto