2018-06-01T19:40:43-03:00

Por Virginia Varela

Vemos a todas con pañuelo verde. Hoy en día, el debate público por la despenalización del aborto es algo común, pero no siempre lo fue. Retrocediendo a pocos años atrás, la mayoría no se atrevía a decir su sincera opinión al respecto.

Muchos estereotipos y tabúes fueron aplastados y las mujeres decidieron ponerse al frente de la lucha y los debates por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Uno de los prejuicios era pensar que, si eras religiosa, no se podía estar a favor de la interrupción del embarazo.

Se creía que ser católica, por ejemplo, no era sinónimo de apoyar las luchas por los derechos de las mujeres. Sin embargo, esto no es así. Quienes tienen creencias religiosas puede separar la institución clerical y luchar por sus derechos.

¿Cómo es ser católica y estar a favor de la despenalización del aborto? - Imagen

VER MÁS:  “Todos, todas y todes”: la nena que le hizo frente a su maestra para utilizar lenguaje de género

Video relacionado:  miles de manifestantes argentinos reclaman el derecho al aborto

La ONG Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) está, desde hace años, contribuyendo y trabajando por la equidad en las relaciones de género, “contrarrestando a los fundamentalistas religiosos”.

Hablamos con Victoria Tesoriero, integrante de CDD, socióloga de la Universidad de Buenos Aires y responsable de acciones de advocacy a nivel nacional y de la comisión de articulación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito.

Ella nos contó que ser católica y estar a favor del aborto no es una contradicción y que convivir con estas dos creencias es posible: “Nosotras creemos que no hay una incompatibilidad entre ser católica y estar a favor del aborto. De hecho, nuestra población es mayormente católica con el 63% y casi el 70% apoya la despenalización y la legalización del aborto“.

¿Cómo es ser católica y estar a favor de la despenalización del aborto? - Imagen 1

Tesoriero explica que, para ellas, no se debe mezclar la religión en una cuestión que es un derecho, que tiene que ser legislado y que tiene que ser una cuestión de salud. Sin embargo, se encontraron con muchísimos obstáculos del sistema católico por su postura.

“En realidad nosotras no formamos parte orgánica de la Iglesia y por eso podemos decir que estamos a favor del derecho al aborto. Muchos lo tienen que callar. Hubo curas que se nos han acercado y que nos han dicho que estaban a favor de la lucha, pero que no lo pueden decir porque hay una presión muy grande de un sector fundamentalista, que se imprime como principal opositor al avance de ese derecho”, explica.

“Pesa más la presión del sistema religioso porque implica la excomulgación y ya vimos casos de curas que fueron echados de la Iglesia por estar a favor del matrimonio igualitario. Creemos que las posturas tan fundamentalistas y tan recalcitrantes en contra del aborto, en contra de la anticoncepción, en contra de la educación sexual integral no son representativas de la comunidad católica de nuestro país”.

No obstante, subraya que han habido modificaciones dentro de la Iglesia como aquel histórico 2015, cuando el Papa Francisco modificó la opinión del Vaticano con respecto al aborto, otorgándole el perdón a la mujer que lo practicara: “Creemos que eso es producto del cambio de relaciones de fuerza y de un movimiento organizado de mujeres que puja por ese derecho”, sostiene la socióloga y autora publicada.

¿Cómo es ser católica y estar a favor de la despenalización del aborto? - Imagen 2

Frente a la posibilidad de un “aggiornamiento” de la Iglesia respecto a los increíbles cambios que están ocurriendo socialmente y lograr que ésta apoye las luchas feministas, Tesoreiro es optimista.

“Sí, hay sectores que se han pronunciado y yo creo que ha habido muchos avances en nuestra sociedad, con respecto a la agenda de mujeres en general y al tema del aborto en particular. Eso en algún momento tendrá un impacto fuerte sobre muchas estructuras: en la sindical, en otras instituciones y en la Iglesia también”.

Por eso, a la ONG les impactó tanto las declaraciones del padre Pepe, el cura José María Di Paola, quien sostuvo, en el debate por la despenalización del aborto en la Cámara de Diputados, que el “aborto es sinónimo de FMI y FMI es aborto”, pronunciándose en contra del mismo. Se trata de un sacerdote que fue una figura “progresista” religiosa, que militaba a favor de de los pobres, en defensa de los barrios humildes y que tiene una consciencia social. “Es lamentable que se haya manifestado con una postura tan recalcitrante”, dice Victoria.

Una historia poco conocida

El pañuelo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Gratuito y Seguro es algo ya conocido por todos y se lo ve en todos lados. Es común cruzarse con alguien en la calle que lo lleve atado en la muñeca, en el cuello o en la mochila o cartera. Sin embargo, pocos saben qué origen tiene.

Fue la organización de la que forma parte Tesoreiro quien creó el símbolo verde, allá por el 2003. “En primer lugar, en ese momento, no todos los grupos de mujeres (en el feminismo sí) estaba a favor del aborto. Entonces creo que se buscó una estrategia para visibilizar y reconocerse mutuamente las mujeres que estaban a favor de esa lucha”, cuenta.

Se buscó el paralelismo con el pañuelo de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, que es un símbolo por la lucha de los Derechos Humanos en nuestro país. Se eligió el color verde porque estaba vacante, en ese momento, no lo tenía nadie. Además, el verde simboliza la vida. Creo que tiene que ver con instalar al aborto como una lucha por los Derechos Humanos, como una lucha a favor de la vida y como un distintivo para mostrar la adhesión a esta lucha”, relata Tesoreiro.

¿Cómo es ser católica y estar a favor de la despenalización del aborto? - Imagen 3

Finalmente, ante la pregunta del millón -y que todas las mujeres a favor de la despenalización del aborto se hacen todos estos días-, Victoria se muestra, otra vez, esperanzada: “¿Cree que se podrá despenalizar el aborto en este 2018?”.

“Yo creo que sí. Somos optimistas porque creemos en la fuerza de las mujeres organizadas y la fuerza de una sociedad manifestándose. Creemos que se ha avanzado muchísimo en un montón de sectores como las actrices, las científicas, las villeras y creo que, más allá de la ley que salga, ya es un triunfo porque hay un cambio social que no puede volver atrás”, reafirma, tranquila, porque sabe que el trabajo ya no puede ser borrado por nada ni nadie.

VER MÁS:  Una organización católica fue una de las primeras en alzar la voz a favor del aborto legal