El parto domiciliario en Alemania: “Repetiría y recomendaría esta experiencia”

Alissa Leuterer parió en su casa: "Para el parto lo más natural es no tener mucha gente alrededor y estar en algún lugar donde te sientas cómoda".

El parto domiciliario en Alemania: “Repetiría y recomendaría esta experiencia”

mayo 17th, 2018

Por: Nuria Pacheco y Santiago Picasso

La semana del 14 al 20 de mayo se celebra mundialmente al parto respetado. ¿De qué hablamos cuándo nos referimos al parto respetado o humanizado? Es la modalidad que pone por encima de todo al respeto a los derechos de las madres y padres, y de los niños y niñas en el momento del nacimiento.

MIRÁ TAMBIÉN: Johanna fue víctima de violencia obstétrica: “Si llegaras a encontrarte en esta situación, no estás sola”

 

Muchas veces se confunde el parto respetado con el parto domiciliario. Si bien en este último la decisión de la familia o de la madre por parir en un ámbito más acogedor, privado y natural es lo que prima, el parto humanizado también puede ser en un hospital, donde los deseos y necesidades de la mujer sean respetados. Es decir, no se trata del lugar donde se lleva a cabo, sino de las condiciones humanas del entorno de la mamá al momento de parir y del respaldo y atención a sus decisiones.

En Argentina nacen 700.000 bebés por año y la ley de parto humanizado -que garantiza que el nacimiento del bebé y la comodidad de la mamá se desarrollen de la manera más natural posible- tiene un cumplimiento casi nulo. Y es que desde hace décadas el parto se toma como una cuestión patológica y la violencia obstétrica es permanente. Las denuncias más comunes tienen que ver con el trato deshumanizado a la madre, el uso excesivo de la metodología de la cesárea y la medicalización de la mujer sin su consentimiento.

¿Cómo es el parto domiciliario en otros países?

Alissa Leuterer vive en Bremen, una ciudad en el noroeste de Alemania, junto a su esposo Mathias y a sus tres hijos. Tiempo atrás, cuando tenía 24 años, quedó embarazada de su primer hijo, Linus. En ese momento, decidió que quería que su bebé naciera en la casa. “No estaba enferma, estaba embarazada, así que no sentía que fuese necesariamente el trabajo de un doctor realizar el parto”, dijo Alissa.

“Decidí tener a mi bebé en un lugar más cómodo, donde me sintiese más cómoda que en un Hospital y fuese más lindo. A menos que pudiese haber complicaciones, el parto no era algo que debía hacer un doctor, por eso el trabajo fue con una partera que me daba todo el soporte que necesitaba”, agregó después.

En un principio, Alissa le contó a su familia que quería tener al bebé en Geburtshaus, un Centro de Maternidad, y todos estuvieron de acuerdo. Ninguno se mostró disconforme cuando, más tarde y ante los imprevistos, ella y su esposo Mathias tomaron la decisión de tenerlo en su casa. “Personalmente pienso que debían apoyar mi decisión y no entiendo porque se opondrían, cuando soy yo la que elige por mi. De todas formas, sentía que era lo correcto si me apoyaban. Se supone que el apoyo es lo que da la familia, ¿no es así?”, dijo Alissa.

“Para el parto lo más natural es no tener mucha gente alrededor y estar en algún lugar que te sientas cómoda”, dijo Alissa y recordó que en el parto de Linus estuvo acompañada solo por Mathias y la partera. “Ella estuvo conmigo durante todo el proceso de gestación y hasta el parto. Fue una sensación más cómoda, ya que la conocía de mucho tiempo antes. Durante el parto me acompañó en todo momento y no como en el hospital -al menos en Alemania- donde la partera entra y sale, y se puede ocupar de múltiples partos durante el día”.

Cuando hablamos de las diferencias que cree fundamentales entre el parto domiciliario que tuvo y el que hubiera tenido en un hospital, Alissa detalló que, en principio, su experiencia fue más silenciosa y cómoda, sin tanta gente a su alrededor. Además destacó el vínculo con la partera, a quien ya conocía desde las prácticas de preparto y la acompañó durante toda la gestación, y su sentimiento de seguridad, pese a no tener acceso a factores del hospital como la anestesia epidural.

Alissa expresó que la cesárea no es una opción tan accesible y que se prioriza el parto natural. “La mayoría de los estudios dicen que estos lugares alternativos para el parto no tienen ni más riesgos, ni más complicaciones. Personalmente, después del parto en casa, lo repetiría y recomendaría, siempre y cuando todo este bien con el bebé, en cuanto a su posición y estado de salud”, sintetizó.

VER MÁS: Ley de Parto Humanizado: los derechos de las madres que no se respetan

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,